Sábado, 5 de Enero de 2008

Unas primarias vitales para todos los candidatos

Las primarias del próximo martes en el pequeño estado de New Hampshire serán el segundo asalto en una contienda que se inclina del lado de Barack Obama.

ISABEL PIQUER ·05/01/2008 - 20:48h

Hillary Clinton duda en cambiar su estrategia para recuperar el voto independiente y femenino que la abandonó en Iowa. Barack Obama espera revalidar su título de campeón para convertir su ascenso en imparable. Mitt Romney necesita ganar para seguir en la carrera republicana. John McCain cuenta con repetir la victoria que hace ocho años lanzó su candidatura. Mike Huckabee se contenta con un resultado digno. Rudolph Giuliani mira y espera.

Éstas son las claves de las primarias de New Hampshire que se celebran pasado mañana. Unos comicios vitales para los candidatos de ambos partidos. Una contienda, aunque pequeña y escasamente representativa, que se ha convertido en otra prueba de fuego en la carrera hacia la Casa Blanca.

Clinton debe decidir en el poco tiempo que le queda si sigue vendiendo el argumento de la experiencia o invade el terreno del "cambio" de Obama. No puede contradecirse del todo pero es obvio que necesita cambiar algo.

"La imagen de Clinton rodeada por la secretaria de estado de su marido, Madeleine Albright y su general favorito, Wesley Clark, es totalmente errónea", aseguraba ayer al Washington Post, uno de los estrategas demócratas, Tad Devine.

Obama navega con el viento en popa. El último sondeo, publicado el viernes, le da diez puntos de ventaja sobre Clinton (37 contra 27) pero debe consolidar su avance para convertir el "fenómeno Obama" en el "candidato demócrata Obama". New Hampshire, donde el 40% de los votantes se declaran independientes, podría ser su nuevo trampolín.

El duelo demócrata no se parece en nada a la confusión republicana. Mike Huckabee, la revelación de Iowa, sólo aspira a quedar en una digna tercera posición, con la mirada puesta en un terreno mucho más parecido al de su Arkansas natal, Carolina del Sur que celebra sus primarias el 19.

New Hampshire será decisivo para otros dos candidatos que se juegan su permanencia y han empezado una guerra de ataques personales: el ex gobernador de Massachusetts, Mitt Romney, y el veterano representante de Arizona, John McCain.

Romney que quedó segundo en Iowa, pese a gastar parte de su fortuna personal en anuncios electorales, iba a ser el candidato del aparato republicano, pese a ser mormón. Ahora no lo tiene tan claro. Ni siquiera entre los conservadores es el momento de las ideas tradicionales y el fotogénicamente perfecto Romney se ha visto atacado por dos candidatos "anti establishment": Huckabee y en menor medida McCain, el atípico congresista, que en 2000 arrebató las primarias a George Bush, precisamente en New Hampshire, con una plataforma de consenso. Los dos han formado un frente común contra el millonario patricio, ha dejado entender estos últimos días, el jefe de campaña de Huckabee y ex estratega de Ronald Reagan, Ed Rollins.

McCain lidera en este momento las encuestas (31% contra 26 de Romney). Tras sufrir un serio bache en verano ahora ha renacido de sus cenizas, basando su imagen en su experiencia exterior, algo que no tiene ninguno de sus rivales. "Soy el único que ha participado directamente en cada amenaza contra la seguridad nacional en los últimos 20 años". Pero McCain tiene 71 años y pocos creen que su candidatura sobreviva al maratón electoral. Al menos es lo que espera Giuliani. Ayer participó en un debate entre republicanos, en la capital económica de New Hampshire, Manchester, pero no tiene intención de gastar muchos esfuerzos en un estado donde nunca ha sido muy popular

Noticias Relacionadas