Martes, 2 de Octubre de 2007

Gordon Brown estudia reducir a 3.000 los militares británicos en Irak

Agencia EFE ·02/10/2007 - 11:00h

Agencia EFE - Imagen de archivo del primer ministro británico y líder del Partido Laborista, Gordon Brown. EFE

El primer ministro británico, Gordon Brown, estudia la posibilidad de reducir de los 5.000 actuales a sólo 3.000 el número de militares británicos destacados en el sur de Irak, informa hoy la BBC.

Los asesores militares han descartado la total retirada de las tropas del Reino Unido destacadas en el país árabe, pero han informado a Brown de que, tan pronto como su misión se limite a entrenar y supervisar a las fuerzas de seguridad iraquíes, será posible reducir su número.

El líder laborista podría hacer un anuncio en ese sentido cuando comience el nuevo curso parlamentario la próxima semana.

La filtración a la prensa de esa noticia contribuirá sin duda a alimentar los insistentes rumores según los cuales el líder laborista convocará elecciones anticipadas este otoño.

En fuentes gubernamentales se da por supuesto en cualquier caso que las tropas británicas tendrán que seguir al menos dos años más en el país árabe aunque no tendrán ya como tarea realizar patrullas.

Sin embargo, el cónsul general en Basora, Richard Jones, explicó a la emisora que los iraquíes de la región de Basora temen que se generalice la violencia armada entre las distintas milicias rivales tan pronto como Londres deje las tareas de seguridad en manos de las fuerzas locales.

Los vecinos de Basora afirman que se respira un ambiente de terror en la ciudad, donde se intimida o directamente se asesina a los intelectuales y se amenaza con la muerte a las mujeres que no llevan el velo islámico.

Según la BBC, el Gobierno británico ha estudiado varias opciones en relación con la gradual retirada de sus tropas de Irak.

La primera consistía en sacarlas de Basora y llevarlas a alguna base de las bases que mantienen en Irak los Estados Unidos o Australia.

Otra posibilidad habría sido retirar las tropas a una base británica en el vecino Kuwait.

Una y otra opción, que habrían posibilitado una fuerte reducción de los efectivos británicos, han sido finalmente desestimadas.

Lo más probable, según las fuentes consultadas por la emisora, es que las tropas británicas sigan durante al menos un par de años en Basora, aunque el total de efectivos podrá reducirse significativamente a corto plazo.

Gordon Brown se ha negado a presentar hasta ahora un calendario de retirada de las tropas británicas en Irak y se ha limitado a afirmar que las decisiones sobre el número de efectivos se tomarán siempre teniendo en cuenta en cada momento la situación sobre el terreno.