Sábado, 5 de Enero de 2008

Salam Fayad cancela su visita a Egipto debido a operaciones de Israel

EFE ·05/01/2008 - 12:02h

EFE - Imagen de archivo del líder del movimiento de la resistencia palestina Hamas, Jaled Mishaal.

El primer ministro de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Salam Fayad, canceló una visita a Egipto, informó su oficina, debido a una operación militar israelí en la ciudad de Naplusa, donde resultaron heridos 38 militantes y civiles.

El Ejército israelí, cuyas operaciones entraron hoy en su cuarto día, impuso el toque de queda en la alcazaba de la populosa ciudad, donde detuvo a 20 militantes palestinos, según fuentes militares, y esta mañana descubrió un segundo laboratorio de explosivos.

Artificieros militares desmantelaron sus instalaciones y detonaron los explosivos, agregaron. Los soldados buscaban puerta a puerta a milicianos de la resistencia, dijeron testigos.

"Es evidente que la agresión israelí tiene por objetivo echar por tierra los esfuerzos del Gobierno palestino para restablecer el orden y la estabilidad en las ciudades de Cisjordania", dijo una fuente del despacho de Fayad -quien debía participar en una conferencia de ministros árabes de Exteriores- a la agencia palestina de noticias Ma'an, con sede en Belén.

El Ejército israelí comenzó sus operaciones en la populosa localidad de Naplusa, en el norte de Cisjordania, el pasado miércoles y arrestó al menos a 13 militantes palestinos en la alcazaba y en otros puntos del centro de la ciudad.

El portavoz militar informó que durante la "operación contra la infraestructura terrorista" los soldados también descubrieron en un taller clandestino el montaje de dos cohetes del tipo Al Kasam, como los que disparan los milicianos de Gaza contra el sur de Israel.

El desarrollo de los cohetes, dijeron fuentes militares, "estaba en su estado primitivo" aún, y no operativo.

Hasta la fecha, los militantes de la resistencia palestina no han conseguido esos cohetes con los cuales podrían alcanzar a decenas de centros urbanos en el territorio israelí desde Cisjordania.

"La escalada israelí (en Naplusa) también tiene por objetivo dar una mala impresión y crear una mala atmósfera en el seno del Gobierno palestino en momentos en que consiguió un éxito destacable", alusión de esa fuente palestina al alcanzado por las fuerzas de seguridad empeñadas en imponer el orden y sacar de las calles de Naplusa a las bandas armadas que operaban en la ciudad.

"Israel ha distorsionado en los últimos años la imagen del Gobierno palestino para dar la impresión al mundo de que es incapaz para controlar los territorios palestinos, que a veces sufren del caos y la anarquía, y la corrupción", comentó el funcionario.

Israel "nunca aceptó la confianza de la comunidad internacional en el Gobierno encabezado por Salman Fayad y su habilidad para mantener la seguridad y promover el desarrollo, de modo que esta nueva operación en Naplusa tiene por fin dañar esa imagen", agregó.