Sábado, 5 de Enero de 2008

Zapatero elogia en el Líbano la tarea de las tropas que hacen grande a España con su misión de paz

EFE ·05/01/2008 - 09:09h

EFE - El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero (2 izda), posa junto a soldados y oficiales de la base "Miguel de Cervantes" durante la visita sorpresa que realiza hoy a las tropas españolas desplegadas en Líbano.

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, realizó hoy una visita sorpresa a las tropas españolas desplegadas en el Líbano y elogió su labor en favor de la paz, que, dijo, hace grande a España, a las Naciones Unidas y a los ideales de democracia y libertad.

"La paz es la tarea", manifestó Zapatero antes de compartir una comida con los soldados y oficiales en la base Miguel de Cervantes, donde está destacada la mayoría de los 1.100 efectivos que trabajan en el Líbano en una misión "digna y ejemplar".

El brindis estuvo en esta ocasión dedicado al Rey, a quien Zapatero felicitó en su setenta cumpleaños "en nombre de todos los servidores de España".

El "por el Rey" fue seguido de un espontáneo "viva España" gritado por un soldado y coreado por todos los comensales.

Zapatero resumió su mensaje a las tropas con dos palabras, "reconocimiento y agradecimiento", por la labor que desempeñan en favor de la paz, una tarea que exige "compromiso, entrega, sacrificio y estar lejos de los seres queridos".

El jefe del Ejecutivo español mostró su satisfacción por la profesionalidad de las tropas españolas, "un referente ya para todos los Ejércitos y para todos los países".

"Me siento muy orgulloso de cómo representáis la bandera que portáis en vuestros brazos", recalcó Zapatero, quien no olvidó el alto riesgo que en ocasiones conlleva la misión.

Recordó así, con sus nombres, a Juan Carlos, Jonathan, Jeyson, Manuel David, Jefferson y Yhon Edisson, los seis soldados que perdieron la vida el pasado 24 de junio cerca de la localidad Jiamen, en un "ataque premeditado" contra el vehículo blindado en el que patrullaban.

Eran "seis soldados valientes, dignos y les arrancaron su vida", apuntó Zapatero, antes de decir que siempre estarán presentes quienes mueren por la defensa de la paz, la libertad y la seguridad.

A su juicio, la tarea de las tropas españolas es la paz para el Líbano y para Oriente Próximo, "de la que depende en buena medida la paz en el mundo, la estabilidad y la reducción del terrorismo internacional".

Zapatero se mostró convencido de que los soldados españoles dejarán huella en el Líbano, porque contribuirán a que el horizonte de la región sea de estabilidad y progreso; y aseguró a los militares presentes en la base que pueden ya sentirse orgullosos porque han abierto "puertas de esperanza" a muchos libaneses.