Sábado, 5 de Enero de 2008

La ONU aumenta a 250.000 el número de desplazados en Kenia

La organización internacional avisa, además, del éxodo de miles de personas a los países vecinos desde que se desencadenara el conflicto tras las elecciones presidenciales

PÚBLICO.ES/AGENCIAS ·05/01/2008 - 09:23h

La ONU ha aumentado hoy a 250.000 el número de desplazados que calcula que hay en Kenia a causa del brote de violencia que azota el país africano a raíz de las elecciones presidenciales del pasado 27 de diciembre. La portavoz de la organización, Michele Montás, aseguró que esa cifra representa un "significativo incremento" respecto a los 100.000 calculados hasta el jueves.

Además, la organización cree que otras 5.400 personas han cruzado la frontera con Uganda a causa de la violencia y de, de una u otra forma, ese brote de violencia ya ha afectado a entre 400.000 y 500.000 personas. Ante esa situación, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, solicitó hoy al presidente keniano, Mwai Kibaki, y al líder opositor, Raila Odinga, en sendas conversaciones telefónicas que eviten la propagación de la violencia, según anunció Montás en una conferencia de prensa en la sede de la organización en Nueva York.

"En ambas conversaciones, el secretario general instó al retorno a la normalidad y llamó a los líderes políticos a resolver sus diferencias mediante el diálogo", agregó.

Catorce relatores especiales de Naciones Unidas expresaron hoy en Ginebra su preocupación por la espiral de enfrentamientos que consume al país africano y por la consiguiente crisis humanitaria que puede crear esa violencia. "Deseamos expresar nuestra más profunda preocupación por los sucesos ocurridos en Kenia en los últimos días a causa de la oposición a los resultados electorales. Estamos especialmente desalentados por la trágica pérdida de vidas humanas, las numerosas víctimas y la destrucción de las propiedades y las infraestructuras", indicaron en una declaración conjunta.

Por otra parte, Montás aseguró que el Programa Mundial de Alimentos (PMA) tiene previsto proporcionar comida a través de la Cruz Roja keniana a unas 100.000 personas desplazadas en la región del Rift en el norte del país.

Unicef también entregará productos de primera necesidad como agua, jabón y servicios sanitarios a unos 100.000 desplazados, especialmente mujeres y niños.

Labores de mediación

Y mientras la tragedia humanitaria aumenta, la comunidad internacional intenta poner solución al conflicto. Hoy le tocó el turno a la secretaria de Estado norteamericana encargada de los Asuntos Africanos, Jendayi Frazer, quien se reunió en Nairobi con el líder de la oposición, Raila Odinga, quien se opuso a la reelección del presidente Mwai Kibaki a finales de diciembre.

Según fuentes del partido de Odinga, el Movimiento Democrático Naranja, la reunión se celebró en la residencia del embajador estadounidense en Kenia.

Frazer llegó el jueves por la noche a Nairobi para intentar impulsar un diálogo entre Kibaki y Odinga, quien acusa al vencedor de estas elecciones de un fraude electoral de al menos "300.000 votos".

Además, el ministro británico de Asuntos Exteriores, David Miliband, ha hecho un llamamiento a los líderes de los dos partidos políticos kenianos enfrentados por el resultado de las últimas elecciones para que lleguen a un acuerdo entre ellos y compartan el poder. En un comunicado emitido la pasada noche por el Ministerio de Asuntos Exteriores, Miliband advierte de que pueden morir muchas más personas en ese país si Kibabi y Odinga se niegan a trabajar juntos en interés del conjunto del país.

En su llamamiento a la concordia, el político laborista afirma que los líderes de ese país corren además el riesgo de perder "la confianza, la buena voluntad y el apoyo" de la comunidad interncional si se niegan a alcanzar un compromiso.

El líder de la oposición acusa a Kibaki de haber falseado los resultados y exige una repetición de los comicios, algo a lo que se niega el presidente keniano.

En su comunicado, el ministro británico afirma que "hay planteados graves interrogantes sobre los resultados (de esas elecciones) que constituyen un obstáculo para la formación de un gobierno estable y capaz de contar con la confianza de la población y de unir al país. Es esencial que funcione y que todos vean que funciona el proceso democrático.

El mensaje a los líderes políticos kenianos es por tanto claro: para que el país avance hace falta un compromiso político que reconozca que el voto está dividido y que establezca las bases de una colaboración entre los distintos partidos que refleje la voluntad del pueblo keniano", escribe Miliband.

"Compartir el poder político es construir puentes para superar las fuertes divisiones", señala el ministro británico, quien se felicita en su comunicado de la oferta de mediación del presidente de Ghana y de la Unión Africana, John Kufuor.

Miliband pide a los líderes kenianos que permitan viajar cuanto antes al país a Kufuor, quien se vio obligado a cancelar sus planes de viaje el pasado jueves.

Noticias Relacionadas