Archivo de Público
Jueves, 30 de Septiembre de 2010

¿El láser ayuda a dejar de fumar?

Reuters ·30/09/2010 - 18:35h

Por Genevra Pittman

NUEVA YORK (Reuters Health) -- ¿Apenas una hora es todo lo que se necesita para dejar de fumar sin sufrir abstinencia y efectos secundarios?

Eso es lo que Innovative Laser Therapy, un centro de New Haven, en Connecticut, promete en su sitio de internet.

La clínica utiliza láseres de baja intensidad, como los que se usan para tratar el dolor que causa la artritis, en ciertos puntos de acupuntura asociados con la adicción, el metabolismo y el estrés. La firma asegura que la mayoría deja de fumar con una sesión.

En esa sesión, el láser trabaja sobre puntos en la cara, las manos y la muñeca para aliviar los síntomas de la abstinencia y evitarla.

"Cuando una persona fuma, le ordena artificialmente al cerebro que libere endorfinas", dijo Frank Pinto, propietario de Innovative Laser Therapy. Por lo tanto, indicó, dejar de fumar reduce rápidamente los niveles de endorfina.

"El láser estimula las terminaciones nerviosas para ordenarle al cerebro que libere endorfinas" como refuerzo durante la abstinencia de los tres a cinco primeros días.

El tratamiento también trabaja sobre otros puntos que suprimen el apetito para evitar el aumento de peso que suele acompañar a la cesación y promover la relajación, según Innovative Laser Therapy.

Pero esto, ¿funciona?

Existen escasos estudios sobre la efectividad del láser para dejar de fumar. Innovative Laser Therapy cita uno solo, publicado en el 2008 en Journal of Chinese Medicine.

En esa ocasión, un equipo del Reino Unido halló que los fumadores tratados con cuatro sesiones de láser durante dos semanas eran más propensos a dejar de fumar que aquellos que recibían tres sesiones y que, a la vez, tenían una mayor tasa de éxito que un grupo de control.

A los seis meses, no fumaba el 55 por ciento del grupo tratado con cuatro sesiones, el 19 por ciento de la cohorte tratada con tres sesiones y el 6 por ciento que recibió láser placebo.

Los autores no siguieron a la mayoría de los 340 participantes durante más tiempo y el sitio de la revista, que ofrece láseres y otros tratamientos, no precisa si el estudio pasó por la etapa de revisión de pares.

En cambio, un estudio realizado en el 2000 en Singapur sobre 330 adolescentes no halló diferencias en tres meses entre los participantes tratados con láser real o "falso" (placebo).

"Científicamente, el estudio (del Reino Unido) no es prueba suficiente como para recomendar el láser para la cesación tabáquica", dijo el doctor Adrian White, investigador de la Peninsula Medical School, del Reino Unido, y coautor de una revisión de métodos para dejar de fumar, incluido el uso del láser, para Cochrane Collaboration.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), uno de cada cinco estadounidenses fuma y la mayoría lo hace todos los días.

La Asociación Estadounidense del Corazón informa que más del 80 por ciento de los fumadores dice que quiere dejar el hábito. Y muchos prueban más de un método o demoran años antes de abandonar la adicción.

Pinto lanzó Innovative Laser Therapy después de dejar de fumar con una terapia con láser en una clínica de Florida. Su compañía cobra 350 dólares por una sesión de menos de una hora y les ofrece sesiones adicionales a pacientes que siguen con síntomas durante los seis meses siguientes.

Otras compañías ofrecen sesiones más cortas con un plan terapéutico.

El dispositivo láser que utilizan las clínicas como Innovative Laser Therapy está aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) para el alivio del dolor pasajero, pero no para la cesación tabáquica.

El estudio del Reino Unido halló que los efectos adversos del tratamiento eran similares a algunos síntomas de abstinencia y la FDA calificó el láser como un dispositivo de "riesgo no significativo".

Pinto asegura que el principal efecto es que "las personas se relajan durante el tratamiento".

Un portavoz de la FDA confirmó que la agencia conoce el concepto del uso de láseres de baja intensidad para dejar de fumar y que está conversando con los interesados en que se apruebe sobre cómo deben proceder.

En general, se necesita contar con tres estudios científicos convincentes sobre la efectividad de un tratamiento con grandes grupos de pacientes antes de que la FDA decida aprobarlo.

Pinto asegura que Innovative Laser Therapy analiza la tasa de éxito de todos sus pacientes a un mes del tratamiento para reunir evidencias clínicas que se presentarán con la solicitud de aprobación ante la FDA.

Si nuevos estudios prueban su efectividad, el tratamiento con láser superaría a los métodos de cesación convencionales, como los fármacos Chantix y Zyban, sostuvo el doctor Neil Spielholz, de la Nova Southeastern University, que participó en el estudio del Reino Unido y trabaja con Laser Therapeutics para obtener la aprobación de la FDA.

La necesidad de no usar fármacos "sería lo mejor del tratamiento con láser. Se eliminan efectos adversos como los pensamientos suicidas y la paranoia que se conocen de esos medicamentos" dijo Spielholz.

La doctora Martha Daviglus, que investiga sobre medicina preventiva en la Northwestern University, sostiene que lo más importante de todo programa de cesación es que el fumador quiera dejar de fumar.

Luego de conocer los primeros estudios, señaló: "Hay cientos de métodos para dejar de fumar. Deseamos que el láser pueda ayudar a las personas, pero necesitamos más estudios y evidencias científicas de su efectividad".