Archivo de Público
Miércoles, 29 de Septiembre de 2010

Los pulsos magnéticos pueden modificar uso de la mano dominante

Reuters ·29/09/2010 - 21:05h

Por Lynne Peeples

Con qué mano se usa el teléfono, se presiona el botón del ascensor o se toma la taza de café es una decisión inconsciente. Pero un nuevo estudio sugiere que los pulsos magnéticos podrían alterar esa elección en el cerebro.

El hallazgo es preliminar, pero recuerda esfuerzos previos para "corregir" el uso de la mano izquierda en los niños. En Alemania, esas "conversiones" fueron una práctica habitual hasta los 70, según el doctor Stefan Kloppel, de la University of Freiburg.

Kloppel, que estudia cómo el cerebro toma esas decisiones, pero no participó en el nuevo estudio, señaló que esa conversión no está recomendada.

"Las personas toman esa decisión muchas veces por día", dijo el autor principal del estudio, Flavio Oliveira, de University of California, en Berkeley, al hablar de qué mano utilizamos para cada tarea.

En esa preferencia influyen experiencias previas y la posición de las manos con relación al objeto. Pero se desconoce en qué consiste el proceso de decisión.

Una explicación posible la aportaría el síndrome de la mano ajena, que es un trastorno que impide controlar conscientemente una de las extremidades.

"Cuando un paciente alcanza un objeto con una mano, la otra repetirá el movimiento aunque el paciente no quiera -dijo Oliveira-. Quizás eso prueba que existiría una competencia en el cerebro".

"En las personas sanas, por ejemplo, cuando una mano gana esa competencia, inhibe a la otra -explicó-. Pero en esos pacientes, eso no ocurriría".

Para comprobarlo, el equipo le realizó a 33 personas diestras una serie de experimentos, en el que debían tomar un objeto lo más rápido posible. En cada ronda, el objeto estaba ubicado en distintos lugares sobre una mesa.

Cuando el objeto estaba a mitad de camino del alcance de sus manos, los participantes tendían a usar la mano derecha. Pero cuando el objeto estaba a 15 grados a la izquierda del punto medio, usaban la mano izquierda.

"Vimos que podíamos modificar la preferencia de los participantes, lo que nos dio una evidencia sólida de la competencia en el cerebro", dijo el autor. En otras palabras, el cerebro determinaría las acciones de cada mano simultáneamente hasta que una alcanza un umbral.

Por ahora, el equipo está concentrado en ayudar a las personas que tienen este problema de toma de decisión básica debido a un accidente cerebrovascular (ACV), Parkinson o el síndrome de la mano ajena.

Por ejemplo, los pacientes que se están recuperando de un ACV prefieren utilizar la extremidad que no sufrió problemas, mientras que las personas con Parkinson tienden a insistir en la misma conducta, como usar siempre la misma mano.

Para Oliveira, los resultados ayudarían a desarrollar nuevas estrategias de rehabilitación y tratamiento de esos pacientes.

FUENTE: Proceedings of the National Academy of Sciences, online 27 de septiembre del 2010.