Archivo de Público
Jueves, 23 de Septiembre de 2010

Investigación noruega cuestiona beneficios de las mamografías

Reuters ·23/09/2010 - 15:33h

Por Gene Emery

El control para la detección del cáncer de pecho con mamografías es menos efectivo para prevenir las muertes por cáncer de lo que se cree, indicaron expertos, en un estudio que reactiva un debate feroz sobre el valor de este procedimiento.

Los investigadores dijeron que instar a mujeres de entre 50 y 69 años a hacerse controles mamográficos de rutina y ofrecerles atención de un equipo de expertos ayudó a reducir la tasa de muerte por cáncer de mama un 10 por ciento.

Pero la tasa de muerte en mayores de 70 años -un grupo que también recibió mejor atención pero no fue instado a hacerse mamografías- cayó un 8 por ciento, lo que indica que el procedimiento con rayos X sólo generó un beneficio mínimo.

"Hay una reducción en la mortalidad, pero es menor de lo que anticipamos", dijo en una entrevista telefónica la doctora Mette Kalager, del Hospital Universitario de Oslo, cuyo estudio fue publicado en New England Journal of Medicine.

Los científicos esperaban una reducción del 30 por ciento.

Según el estudio, los controles mamográficos sumarían un beneficio de apenas el 2 por ciento a la reducción de las muertes por cáncer de pecho, escribió el doctor Gilbert Welch, de la Escuela de Medicina de Dartmouth en New Hampshire, en un comentario en la revista.

Welch indicó que los nuevos resultados muestran que por cada 2.500 mujeres de 50 años que se realizan una mamografía, sólo una evitará morir por cáncer mamario, mientras que los médicos dirán a unas 1.000 que vieron algo "sospechoso" en las imágenes.

Alrededor de 500 de esas 1.000 mujeres serán sometidas a una biopsia, y entre cinco y 15 serán tratadas innecesariamente por una condición que nunca llegaría a molestarlas, escribió Welch.

Este estudio reactiva el debate sobre la efectividad de las mamografías de rutina, consideradas habitualmente una forma de detectar un cáncer que causa la muerte de 519.000 personas por año en todo el mundo.

En noviembre, nuevas guías estadounidenses recomendaron que el test se efectúe cada dos años en lugar de anualmente entre las mujeres de 50 a 74 años, lo que generó críticas de muchos expertos en cáncer de mama, grupos de defensa y legisladores de Estados Unidos.

Muchos críticos siguen argumentando que las mamografías son un procedimiento valioso, que salva miles de vidas.