Archivo de Público
Martes, 21 de Septiembre de 2010

Salmón genéticamente modificado deja varias dudas: panel EEUU

Reuters ·21/09/2010 - 12:32h

Por Susan Heavey

El primer animal genéticamente modificado para consumo humano se enfrenta a un futuro incierto, luego de que un panel federal de asesores se reunió el lunes y dio una evaluación ambivalente acerca de si el producto, un salmón, es seguro como alimento.

Miembros del panel de la Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos (FDA por su sigla en inglés) tienen dudas sobre el pez de crecimiento acelerado, producido por Aqua Bounty Technologies Inc, y dicen que no hay datos suficientes para dudas claves sobre alérgenos y otros riesgos potenciales.

"Hay interrogantes que no han sido despejados por los datos que se han presentado", dijo James McKean, veterinario y profesor de la Iowa State University y miembro del panel de la FDA.

Pero algunos de sus compañeros sostuvieron que no hay diferencias entre el salmón alterado y su contraparte natural.

"No me sentiría preocupado por comer esta clase de pescado", dijo Gary Thorgaard, profesor e investigador de peces en la Washington State University.

Aqua Bounty está buscando la aprobación de Estados Unidos para comercializar en el mercado su salmón del Atlántico genéticamente modificado, que contiene un gen de otras especies para crecer dos veces más rápido que lo normal.

Si obtiene la aprobación, el salmón de Aqua Bounty sería el primer animal genéticamente modificado para consumo humano en Estados Unidos. La FDA ya ha permitido animales modificados como mascotas o para ayudar a producir fármacos biológicos.

Vegetales genéticamente modificados como el maíz ya están en el mercado estadounidense hace años.

Tanto el personal de la FDA como Aqua Bounty Technologies Inc dijeron que el pez de más rápido crecimiento parece ser igual al salmón normal del Atlántico, y no representa amenazas para el medio ambiente o su consumo.

Pero casi una docena de defensores de consumidores, ambientalistas y otras entidades protestaron por la iniciativa, citando a decenas de miles de personas que firmaron petitorios o cartas apoyándolos.

Argumentan que no hay datos suficientes para mostrar que comer este tipo de pescado no cause efectos colaterales como reacciones alérgicas, o que un escape accidental no sería dañino para otros peces.

"Esto no es lo que quiere el público", dijo la analista de la Sociedad Estadounidenses contra la Vivisección Nina Mak.

Superar las críticas y obtener el respaldo del panel es crucial para Aqua Bounty, que vio aumentar más de un triple sus acciones este año de cara a la posible luz verde de la FDA.

La compañía no tiene otros productos aprobados y busca la aprobación de la teconología aplicada a los salmones para aplicarla en otros peces, como la tilapia y la trucha.

La aprobación también podría allanar el camino a otros animales genéticamente modificados para consumo humano sobre los que se está trabajando, como cerdos y vacas.

El presidente ejecutivo de Aqua Bounty, Ronald Stotish, dijo al panel de expertos externos de la FDA que la aprobación podría ayudar a suministrar "la clase de dieta saludable a la que están aconstumbrados los estadounidenses" en medio de amenazas de sobrepesca y una mayor demanda.

Sin la aprobación "es difícil imaginar cómo cubriríamos las necesidades de proteínas de la población en desarrollo entre los 20 o 30 años próximos".

La pequeña compañía con base en Massachusetts buscó por primera vez la aprobación de Estados Unidos para el salmón modificado en 1995, y reportó una pérdida neta de 4,8 millones de dólares el año último tras una reestructuración en el 2008 para ahorrar efectivo y focalizarse en la aprobación.

Tras 11 horas de deliberaciones, el panel de la FDA no entregó un veredicto claro sobre si el salmón es apto para el consumo, y muchos dijeron que los ensayos de Aqua Bounty podrían estar mejor diseñados.

La mayoría de los miembros del panel dijo que la compañía parecía haber tomado las medidas apropiadas para evitar que el pez modificado escape y pueda causar daños.

La FDA tomará en cuenta los comentarios antes de entregar su decisión final, pero los funcionarios declinaron especificar cuándo podría ocurrir eso.

La semana pasada, varios grupos protestaron frente a la Casa Blanca en un intento por instar al presidente Barack Obama a posponer la reunión pública o bloquear la posible aprobación.

La Unión de Consumidores "está particularmente preocupada de que este salmón implique un mayor riesgo de reacciones alérgicas severas e incluso peligrosas para la vida en los individuos sensibles", señaló en un comunicado la entidad.

Una de las mayores áreas de preocupación, en caso de que se apruebe el salmón genéticamente alterado, es cómo sabrán los consumidores que están comprando ese tipo de alimento.

Las reglas actuales de la FDA sólo piden etiquetado especial cuando hay una "diferencia material" en el resultado final del producto alimenticio.