Viernes, 4 de Enero de 2008

El Gobierno de Kenia aceptará nuevas elecciones si lo dicta la Corte Suprema

EFE ·04/01/2008 - 09:36h

EFE - Un policia keniata escolta a residentes de los ataques tribales en el barrio de Mathare, en Nairobi, ayer, 3 de enero.

El Gobierno de Kenia aceptará la convocatoria de nuevos comicios si la Corte Suprema lo ordena, dijo hoy el portavoz del Ejecutivo, Alfred Mutua.

"El Gobierno de Kenia está dispuesto a aceptar cualquier decisión y orden procedente de la Corte Suprema", dijo Mutua a EFE.

Preguntado sobre la posibilidad de que esa orden implique nuevos comicios para repetir la votación del 27 de diciembre, Mutua agregó: "Siempre y cuando sea legal, el Gobierno acepta cualquier tipo de decisión que respete la Constitución".

La oposición keniana ha exigido la repetición de los últimos comicios porque considera que el presidente Mwai Kibaki fue reelegido con un millón de votos fraudulentos.

La delegación de observadores de la Unión Europea expresó sus dudas sobre la credibilidad del escrutinio y denunció la existencia de algunas irregularidades en el registro de los votos.

Por su parte, el fiscal general, Amos Waki, hizo ayer un llamamiento para que se revise inmediatamente el escrutinio oficial, ante "la percepción de que los resultados (de las elecciones) presidenciales fueron manipulados".

La Comisión Electoral otorgó la victoria a Kibaki, con el 46,38 por ciento de los votos, mientras que el aspirante del opositor Movimiento Democrático Naranja (ODM), Raila Odinga, recibió el 44,03 por ciento.

Las declaraciones del portavoz gubernamental se producen en una jornada en la que comienzan a surgir intentos de mediación entre el Gobierno y la oposición para terminar con la crisis política que vive Kenia, la peor en la historia de este país.

Más de trescientas personas han muerto por los disturbios políticos y tribales que estallaron el sábado pasado, tanto por el retraso en conocer los resultados de los comicios como por las protestas que generó el escrutinio oficial.

Kibaki se reunió hoy con el arzobispo emérito sudafricano y Premio Nobel de la Paz, Desmond Tutu, y tras la reunión expresó su disposición a reunirse con sus rivales políticos.

"Estoy dispuesto a dialogar con la oposición siempre y cuando el país recupere la calma y no se produzcan más incidentes violentos", dijo hoy Kibaki.

Tutu, por su parte, que ayer se reunió con Odinga, hizo un llamamiento "para calmar los ánimos" y pidió "el cese de la violencia en todo el país". Agregó que había motivos para albergar "esperanza".

Kibaki recordó que el deber del gobierno es "perseguir y condenar a los delincuentes", y terminó indicando que la "obligación de los opositores es respetar las instituciones del país, pilares fundamentales de la democracia".

Analistas políticos kenianos ven una posible salida negociada de la crisis siempre y cuando se intensifiquen los esfuerzos de la comunidad internacional.

"Tanto Kibaki como Odinga necesitan un empujón por parte de la comunidad internacional", explicó David Otteno, analista del diario Times.

"De lo contrario -añadió- seguiremos en la misma espiral de violencia y enfrentamiento político".

Para mañana se espera que comience sus gestiones de mediación en Nairobi la Secretaria de Estado norteamericana para África, Jendayi Frazer, quien tiene previsto reunirse con Kibaki y Odinga.