Viernes, 4 de Enero de 2008

El juez levanta parcialmente el sumario de la ‘Guateque’

Se trata de la parte correpondiente a las primeras detenciones

Miguel Ángel Nieto ·04/01/2008 - 21:38h

El 80% de las diligencias practicadas sobre trama de corrupción en el Ayuntamiento de Madrid ya son públicas, aunque imposibles de digerir fácilmente, a la vista de su volumen: 4.130 folios, 8 de los 10 tomos de la instrucción realizada desde el pasado mes de marzo. Sigue en secreto lo mejor del ‘caso Guateque'. Continúan bajo llave las diligencias practicadas a partir del 14 de noviembre de 2007.

En torno a la una del mediodía de ayer, el juez de instrucción de Madrid Santiago Torres comunicó a los procuradores y abogados personados en el caso que esa voluminosa parte del sumario quedaba finalmente a disposición pública. Y lo hizo pese a que el fiscal adscrito al caso se encuentra de vacaciones y a que varios agentes de Policía Judicial también están de asueto navideño. Quizás por ello optó por esta fórmula táctica: desvelar lo que a estas alturas parece ser lo más irrelevante de la instrucción, es decir, lo ocurrido entre marzo de 2007, fecha en que un testigo protegido interpone una demanda contra los funcionarios municipales, y el 14 de noviembre de ese año, momento en que se procede a los primeros arrestos.

Varios de los abogados se personaron ayer en el juzgado 32 de Plaza de Castilla, pero apenas tuvieron tiempo de hojear los legajos. Prohibido sacarlos, fotocopiarlos o fotografiarlos. A las tres, Torres cerró su despacho y les invitó a proseguir la lectura el martes, cuando habrá regresado de vacaciones el fiscal, César Estirado. A las seis de la tarde el juzgado estaba ya cerrado.

Avalancha de información

Al cierre de esta edición, varios abogados consultados desconocían el alcance exacto de una documentación que apenas habían podido ver: folios de transcripciones de conversaciones telefónicas, expedientes de licencias de obras y reformas, declaraciones de demandantes y datos precisos sobre el organigrama municipal y empresarial aportados por los investigadores de la Policía Judicial de la Guardia Civil.

Según fuentes de la investigación, las pesquisas realizadas entre marzo y noviembre indican la existencia de una red organizada para obtener sobornos a cambio de agilizar licencias de obras, pero son las diligencias posteriores al 14 de noviembre las que realmente prueban que dicha red actuaba "valiéndose del conocimiento de la administración local". El entrecomillado corresponde a una frase textual de un auto del juez firmado el pasado 26 de noviembre. La presión carcelaria sobre los detenidos parece haberles animado a disparar hacia arriba.