Viernes, 4 de Enero de 2008

Los asalariados ganan capacidad adquisitiva

Pese al fuerte aumento de los precios, casi seis millones de trabajadores con cláusula de revisión mejora su salario real

B.C.B ·04/01/2008 - 20:52h

Aunque esperado, el susto por la subida de la inflación anunciada anteayer por el Gobierno hasta el 4,3% (provisional) en 2007, se ha dejado colar en el bolsillo y en el ánimo de los españoles. Pese al sobresalto inicial, la cifra no va a perjudicar a al menos casi seis millones de trabajadores asalariados que están protegidos por una cláusula de salvaguarda así como a los 7,5 millones de pensionistas.  

Ambos colectivos conservarán e incluso aumentarán su poder adquisitivo gracias a las revisiones pactadas en sus convenios. En este sentido, serán el Gobierno (o sea, todos) y la patronal quienes deberán pagar el pato de la inflación, con un gasto conjunto superior a los 6.000 millones de euros.Según datos del Ministerio de Trabajo, hasta noviembre de 2007 la subida salarial media pactada en los más de 4.000 convenios laborales existentes era del 2,9%. Pero, además, el 83% de los nuevos convenios firmados en 2007 y el 69% del total incluyen la demoninada cláusula de salvaguarda, que garantiza al trabajador que su subida salarial se confirmará suban lo que suban los precios.

Aunque existen diversas modalidades de cláusulas, ya que se pactan de forma particular en cada convenio, la práctica más extendida es la siguiente: el convenio asume la previsión de inflación para el año del Gobierno (2%) y luego añade alrededor de 1% más, que es en dónde en realidad se fija la subida salarial y que está en línea con el compromiso de moderación de los sindicatos.

Se compensa la desviación

La suma de ambas variables marca la subida del 3%.Sin embargo, si la inflación se dispara por encima de la previsión inicial se puede comer este incremento. Para defenderlo, la salvaguarda dispone que, con carácter retroactivo, se compensará al trabajador por cada décima de inflación registrada por encima de la previsión inicial. La cláusula se activa cuando la inflación salta por encima del umbral del 2,18% (según la media estadística pactada) y, salvo excepciones, se toma como referencia la inflación acumulada en el año, es decir, la que se marca en el mes de diciembre.

De esta forma, con una inflación como la anunciada el pasado jueves (4,3%), los trabajadores deben ser compensados en su nómina con una subida extra (por encima de la ya pactada) del 2,3%. Por lo tanto, el incremento salarial para los trabajadores con convenio será (aproximadamente) del 5,2%. Además, en la paga del próximo mes de febrero (a algunos quizá más tarde) se les abonará lo perdido en 2007.

Partido a favor

Este sistema, que se rige por la inflación acumulada y no por la media anual, favorece en algunos años al asalariado y en otros le perjudica. El brusco incremento de los precios en el último trimestre juega este año  a favor del poder adquisitivo de trabajadores con cláusula y de los pensionistas. Así, la inflación media (la que ha ido erosionando a lo largo del año el poder adquisitivo) queda en este ejercicio en 2,8%. Es decir, que los cubiertos por una cláusula estándar verán incrementar en 1,5 puntos básicos su capacidad de compra.

Por el contrario, si la subida de los precios se concentra en la primera mitad del año, como ocurrió en 2006, la compensación para el trabajador y el pensionista se queda corta para asumir la subida media del coste de la vida a lo largo del ejercicio. Ante la duda, un tercio de los convenios optan por prescindir de la cláusula, lo que se traduce en una subida fija inicial más elevada. Según datos del Banco de España, en 2006 los convenios sin cláusula registraron una subida salarial media del 4%, frente al 3% de los salvaguardados.