Viernes, 4 de Enero de 2008

Las víctimas de ETA darán su testimonio en colegios vascos

El Gobierno de Ibarretxe presenta el Plan de Educación para la paz y contra la violencia

Guillermo Malaina ·04/01/2008 - 20:50h

Los estudiantes vascos conocerán de primera mano el testimonio de víctimas del terrorismo en los colegios de Euskadi. Se trata de una de las 90 acciones previstas en el pionero Plan Vasco de Educación para la Paz y los Derechos Humanos (2008-2011), cuyo objetivo prioritario es la "deslegitimación radical" de la violencia.

El programa fue presentado ayer en Vitoria por los consejeros de Justicia y Educación, Joseba Azkarraga y Tontxu Campos, respectivamente, después de que fuera aprobado por el Consejo de Gobierno el pasado 26 de diciembre. El próximo paso será su debate en la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento vasco, después de un arduo proceso de elaboración de 14 meses, en el que han participado los distintos partidos, asociaciones sociales, ONG y entidades como Amnistía Internacional o la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

El documento, de 245 páginas, incluye un paquete de 90 actuaciones dirigidas a fomentar una cultura por la paz a través de distintas vías, como el cine, el teatro y la televisión pública vasca, entre otras. No obstante, uno de los principales pilares de este Plan Vasco de Educación para la Paz y los Derechos Humanos es el programa específico a implantar en las aulas con el nombre Educar para la Convivencia, la Paz y los Derechos Humanos.

Los testimonios

Según explicó el consejero de Educación, su Departamento ya ha puesto en marcha "en base a esta filosofía" algunas actuaciones como prueba piloto, como la elaboración de un plan de convivencia en 107 centros. El fin es llevar el programa a todos los colegios a partir del próximo curso y crear una unidad para su dinamización. Las intervenciones previstas en las aulas son implantar la asignatura Educación para la Ciudadanía y posibilitar que los alumnos -en principio del segundo ciclo de la ESO- conozcan el testimonio de víctimas.

Tontxu Campos subrayó en ese sentido que el objetivo es crear un sistema para "con los esfuerzos de todos y todas desterrar la cultura de la violencia o, expresado en positivo, para que la cultura de la paz y de los derechos humanos vayan arraigando de forma eficaz en todo el conjunto social".

El documento aún está abierto a nuevas aportaciones en la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento vasco. El consejero de Justicia quiso dejar claro ayer que tiene "vocación de consenso" y que confía en que este programa reciba la aprobación del partido socialista. Recordó que, a petición del PSE, el texto ha sido modificado en varias ocasiones. "Hemos retirado por ejemplo el concepto de ‘violencia de motivación política". El Ejecutivo no ha aceptado, sin embargo, otra exigencia de los socialistas aparte del plan: la suspensión de subvenciones a la asociación que agrupa a los familiares de presos de ETA.

El PSE, por su parte, denunció la "nula voluntad" del Gobierno vasco en buscar un acuerdo. Según su versión, hace algo menos de un mes le envió algunas sugerencias y que desde el Ejecutivo se comprometieron a "retrasar la aprobación del Plan para tratar de lograr un acuerdo".