Viernes, 4 de Enero de 2008

Sevilla-Barcelona, primer plato fuerte, en octavos con sabor a Liga

EFE ·04/01/2008 - 13:04h

EFE - El gerente del Atlético de Madrid, Clemente Villaverde (izda), junto al funcionario del departamento de Competición de la Federación Española de Fútbol Fernando Romero (c), durante el sorteo de las eliminatorias de octavos de final de la Copa del Rey, en el que su equipo resultó emparejado con el Valladolid.

La eliminatoria entre el Sevilla y el Barcelona, que enfrentará al campeón frente a uno de los favoritos, se ha convertido en el plato fuerte de los octavos de final de la Copa, una ronda que, por primera vez en casi 40 años, tiene sabor a Liga, porque cuenta tan sólo con equipos de Primera División.

El sorteo, celebrado en la sede de la Federación Española, dejó, en principio, esperanzados a todos, incluidos el Sevilla y el Barcelona, dos equipos que necesitan triunfos de enjundia para comenzar con buen pie el año, tras el decepcionante cierre del precedente.

Lo prefirió así Frank Rijkaard, que sabe que sus jugadores no podrán relajarse como lo hicieron ante el Alcoyano. "Mejor así, sin dudas ni espacio para calcular", dijo. El entrenador holandés cuenta con otro motivo de satisfacción, porque el Barcelona ha logrado que el camerunés Samuel Eto'o retrase su incorporación a la selección camerunesa que disputará la Copa de África, del 20 de enero al 10 febrero, en Ghana.

Para el lateral brasileño del Sevilla Dani Alves, el cruce de octavos será una forma de poner a prueba el nivel del equipo. "Vamos a ver lo que somos capaces de hacer. Ellos querrán revancha de aquella final de la Supercopa (de Europa 2006), pero sabemos que en partidos teóricamente más difíciles el equipo se crece", indicó.

Al ganador, le esperará en cuartos, el vencedor del Recreativo-Villarreal.

Al Real Madrid, que jugará contra el Mallorca, con la eliminatoria de vuelta en su campo, el choque no le desagrada. Pedja Mijatovic, director deportivo madridista, observa eliminatorias "divertidas". "Lo fundamental es que el segundo partido lo vamos a jugar en casa", destacó Mijatovic, que alertó, no obstante, sobre la capacidad de un equipo que ya se lo puso muy difícil en el final de la pasada Liga.

En el Mallorca, mientras, el sorteo ha sido acogido con regocijo. Gregorio Manzano dijo que a su equipo le tocó "el gordo" y recordó cómo el año que su equipo ganó la Copa también dejó al Real Madrid en el camino.

El posible cruce de cuartos tampoco es de su desagrado: el vencedor del Getafe-Levante.

Para el Atlético, el choque contra el Valladolid le recuerda el increíble partido disputado en el Vicente Calderón el pasado mes (4-3). Como además, eliminó a los pucelanos en sus últimos cuatro enfrentamientos en este torneo, parece una buena ocasión para entrar en las rondas finales.

La incertidumbre la siembra el encuentro de vuelta en Zorrilla. El presidente del club pucelano, Carlos Suárez, espera que, además, una rebaja en el precio de las entradas anime a la afición a acudir al estadio.

El Valencia y Betis medirán su capacidad de reacción, en una eliminatoria que tiene la vista puesta en un futuro enfrentamiento contra atléticos o pucelanos, mientras que el Athletic-Espanyol supone el regreso de Ernesto Valverde a San Mamés, para tratar de expulsar a su ex club de la competición que más le gusta.

Como el Athletic eliminó a los "pericos" en cinco de las seis veces que se opusieron, los de Joaquín Caparrós esperan mantener la estadística.