Archivo de Público
Viernes, 17 de Septiembre de 2010

La relación acné-depresión no la causan los fármacos: estudio

Reuters ·17/09/2010 - 18:08h

Por Kate Kelland

El temor de que los remedios para el acné, como Accutane de Roche, causen depresión se habría exagerado, dado que la enfermedad está muy asociada con los pensamientos suicidas y la depresión, indicó un grupo de científicos de Noruega.

Los niveles de depresión y de pensamientos suicidas eran 2-3 veces mayores en los jóvenes con la forma más grave de acné que en aquellos con acné leve o sin la condición cutánea.

Esto, para los autores, sugiere que la depresión como efecto secundario del tratamiento del acné debería atribuirse a la enfermedad de la piel (bastante grave cuando se indican fármacos) en lugar de a los efectos adversos de los medicamentos utilizados.

"Existe una relación bastante sólida entre el acné y los síntomas de depresión u otros problemas de salud mental", dijo Jon Anders Halvorsen, del Hospital de la Universidad de Oslo, y cuyo estudio aparece publicado en Journal of Investigative Dermatology.

Accutane, que Roche dejaría de comercializar por la competencia con los genéricos, tiene una historia de controversias desde su aparición en 1982; hoy está disponible su versión genérica isotretinoína.

Mientras que es muy poderoso para "limpiar" el acné, el fármaco está asociado con la aparición de malformaciones fetales congénitas si se utiliza durante el embarazo y con efectos mentales secundarios, aunque Roche siempre rechazó esas acusaciones ante los tribunales.

Un estudio de un equipo de Canadá publicado en Journal of Clinical Psychiatry en el 2008 había sugerido que la isotretinoína duplicaría el riesgo de desarrollar depresión.

El acné es una enfermedad dermatológica que afecta a hasta el 80 por ciento de los adolescentes. Afecta las glándulas de la cara y el cuello que producen grasa y eso provoca granos e inflamación en la piel que pueden dejar cicatrices.

La mayoría de las veces es leve, pero en los casos más graves puede desfigurar la cara, un problema muy sensible en un grupo etario al que le preocupa su apariencia. Los expertos aseguran que entre el 10 y el 20 por ciento de los adolescentes desarrolla acné grave.

"Siempre existieron discrepancias sobre los efectos de esos fármacos y eso hizo que muchos dermatólogos tuvieran cuidados al recetar isotretinoína. Nuestro estudio ofrece un argumento para no tener que tomar tantas precauciones", dijo Halvorsen.

Halvorsen revisó los resultados de una encuesta a 3.775 adolescentes de 18 y 19 años de Oslo. Dos veces más mujeres y tres veces más varones con acné grave que con acné leve o sin la condición dijeron que habían tenido pensamientos suicidas.

Los fabricantes Teva Pharmaceutical Industries, Mylan y Ranbaxy comercializan la versión genérica de la isotretinoína, que Halvorsen consideró "muy efectiva" contra el acné.

El psiquiatra Ian Goodyer, de la Cambridge University, dijo que sería demasiado pronto como para sacar conclusiones definitivas.

"No creo que a partir de este estudio podamos decir que los efectos negativos en la salud mental de los pacientes nada tenían que ver con los fármacos utilizados para tratar el acné grave. Existirían efectos adicionales en un grupo ya muy vulnerable", señaló Goodyer.