Archivo de Público
Viernes, 17 de Septiembre de 2010

La tasa de mortalidad infantil cae un tercio desde 1990: UNICEF

Reuters ·17/09/2010 - 12:54h

Por Kate Kelland

El número de niños que mueren antes de cumplir 5 años se ha reducido un tercio desde 1990, dijo el viernes Naciones Unidas, aunque el declive sigue estando muy alejado del objetivo acordado mundialmente para el 2015.

Los datos del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) mostraron que la cantidad total de niños menores de 5 años fallecidos se redujo a 8,1 millones anuales en el 2009, desde los 12,4 millones por año de 1990.

El Objetivo 4 de Desarrollo del Milenio de Naciones Unidas pide una reducción de dos tercios de la tasa de mortalidad entre los niños de menos de 5 años entre 1990 y el 2015.

Según las cifras de UNICEF, que fueron publicadas en una edición especial de la revista médica The Lancet, la tasa mundial de mortalidad de niños menores de 5 años cayó un tercio entre 1990 y el 2009, al pasar de 89 a 60 muertes por cada 1.000 nacimientos.

"La buena noticia es que estas estimaciones sugieren que 12.000 niños menos mueren cada día en todo el mundo comparado con 1990", dijo UNICEF en un comunicado.

"Sin embargo, la tragedia de las muertes infantiles prevenibles continúa. Unos 22.000 niños menores de 5 años siguen muriendo cada día, y alrededor del 70 por ciento de estas muertes se producen en el primer año de la vida del niño", añadió.

Los líderes mundiales tienen previsto reunirse en Nueva York la próxima semana para evaluar los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que fueron acordados hace una década y aspiraban a reducir drásticamente la pobreza y el hambre.

Según un reciente informe del Banco Mundial, uno de los principales objetivos -reducir a la mitad la pobreza para el 2015- tiene posibilidades de cumplirse, pero ha habido muchos menos avances en los objetivos de reducir el hambre y la malnutrición, mejorar la igualdad de género, el acceso a cuidados sanitarios y educación y ayudar a madres y sus bebés.

Las cifras de UNICEF mostraron que las muertes infantiles están cada vez más concentradas en sólo un puñado de países. Alrededor de la mitad de ellas se produjeron en el 2009 en India, Nigeria, la República Democrática del Congo, Pakistán y China.

Los niveles más altos de mortalidad infantil se encuentran en Africa subsahariana, donde uno de cada ocho niños muere antes de cumplir 5 años, una cifra casi 20 veces por encima del promedio en las regiones desarrolladas.

El sur de Asia tiene las segundas tasas más altas, con alrededor de uno de cada 14 niños muriendo antes de los 5 años.

Según un resumen de las conclusiones publicadas en The Lancet, los países que realizaron los mayores progresos lo hicieron por la rápida expansión de servicios públicos básicos de salud y nutrición, como inmunizaciones, lactancia materna, suplementos de vitamina A y suministro de agua potable.

Sin embargo, la cobertura de medidas para evitar la diarrea y la malaria -que causan más de la mitad de las muertes de menores de 5 años en Africa subsahariana- sigue siendo baja.