Viernes, 4 de Enero de 2008

La devolución de extranjeros cae en picado con la entrada de Rumanía y Bulgaria en la UE

EFE ·04/01/2008 - 19:39h

EFE - La entrada de Rumania y Bulgaria a la Unión Europea en 2007 ha propiciado un descenso en picado de las devoluciones de inmigrantes sin papeles que entran en España por los puntos fronterizos de Girona, al pasar de los 6.700 al mes en 2004 a una media de 200 al mes en la actualidad.

La entrada de Rumania y Bulgaria a la Unión Europea en 2007 ha propiciado un descenso en picado de las devoluciones de inmigrantes sin papeles que entran en España por los puntos fronterizos de Girona, al pasar de los 6.700 al mes en 2004 a una media de 200 al mes en la actualidad.

El subdelegado del Gobierno en Girona, Francesc Francisco-Busquets, ha explicado hoy que de las 6.700 personas que se devolvían al mes en 2004 se pasó a unas 4.000 en el año 2005 y a una media de 3.700 en 2006, hasta llegar a la actualidad que se puede hablar de una media de 200 inmigrantes irregulares al mes interceptados en la frontera de Girona.

Según Francisco-Busquets, del total de inmigrantes retornados a sus países, un 80 por ciento eran rumanos y un 15 por ciento búlgaros.

En la actualidad, de las 200 personas de media que se devuelven al mes hay un gran abanico de unas 50 nacionalidades, ninguna de ellas excesivamente predominantes sobre las otras, marroquíes, argelinos, senegaleses y serbios, entre otras nacionalidades.

La policía sigue haciendo controles y prueba de ellos es, según Francisco-Busquets, que los agentes sorprenden muchas veces en la frontera a personas que han sido detenidas y que, a la espera de juicio, abandonan el país.

En este sentido, los agentes de los diferentes cuerpos policiales que actúan en la demarcación gerundenses han detectado en total entre 250 y 300 brasileños que se hacían pasar por portugueses para poder trabajar y circular con total libertad por la Unión Europea.

La semejanza entre el idioma de ambos países, sus nombres muchas veces coincidentes y la poca dificultad para falsificar el documento de identidad de Portugal ayudaba a cometer este delito.