Archivo de Público
Jueves, 16 de Septiembre de 2010

Control de cáncer de próstata es deficitario en hombres obesos

Reuters ·16/09/2010 - 17:24h

Por Amy Norton

Los hombres obesos tienen tasas más bajas de cáncer prostático que los más delgados, pero un nuevo estudio sugiere que eso no indica un bajo riesgo, sino una baja frecuencia de detección temprana en los controles de detección de los tumores de próstata.

Para los autores, esto explicaría dos patrones "inconsistentes": mientras que los obesos registran una tasa más baja de cáncer de próstata que los más delgados, son más propensos a padecer una forma agresiva de la enfermedad al momento del diagnóstico.

Con datos de tres encuestas nacionales de salud de Estados Unidos, los autores observaron que los obesos tenían niveles más bajos del antígeno prostático específico (PSA, por sus siglas en inglés) que los hombres más delgados en los controles prostáticos de rutina.

Eran también menos propensos a acceder a un seguimiento del análisis de PSA con una biopsia para descartar o confirmar el cáncer de próstata.

Al 4,6 por ciento de los obesos controlados por PSA se le había realizado una biopsia, comparado con el 5,8 por ciento de los hombres con peso normal.

Los resultados, publicados en American Journal of Medicine, respaldan la teoría de que a los obesos no se les diagnosticaría el cáncer de próstata con la misma frecuencia que a los más delgados porque son menos propensos a acceder a una biopsia diagnóstica.

"La baja incidencia no significa bajo riesgo, sino baja detección", dijo la doctora Grace Lu-Yao, del Instituto del Cáncer de Nueva Jersey, Escuela de Medicina Robert Wood Johnson, de New Brunswick.

Las bajas tasas de detección temprana explicarían las altas tasas de avance del cáncer de próstata y mortalidad registradas en los varones obesos.

En tanto, Lu-Yao dijo que se desconoce si el bajo acceso a esas biopsias es algo completamente negativo. Eso porque los médicos les indican el análisis de PSA a los mayores de 50 años.

Además, los tumores no son los únicos que elevan el nivel de PSA. Otros problemas, como el agrandamiento de la próstata, o factores no relacionados con enfermedades, como la edad o el peso, determinan la concentración de PSA.

De modo que el análisis del antígeno puede llevar a biopsias innecesarias y causantes de efectos adversos como la disfunción eréctil pasajera o la incontinencia urinaria.

El estudio no plantea la posibilidad de que los médicos consideren el índice de masa corporal (IMC) de sus pacientes al decidir indicar o no una biopsia luego del análisis de PSA, según Lu-Yao, por lo que se necesitan más estudios para determinarlo.

FUENTE: American Journal of Medicine, septiembre del 2010