Viernes, 4 de Enero de 2008

El secreto manda en las cuentas de la Casa Real

La Corona tiene un coste de, al menos, 14,6 millones. La cifra total se ignora

ANTONIO M. VÉLEZ ·04/01/2008 - 17:40h

El Rey Juan Carlos celebra su 70 cumpleaños con un aumento, que se sepa, del 3,9% en la asignación del Estado para la institución que encabeza.

Lo de “que se sepa” no es gratuito: el dinero público que recibe la Casa Real es un enigma, como el patrimonio personal de sus miembros, que excluye propiedades como palacios, vehículos oficiales y yates. Aunque son de uso exclusivo para la Familia Real (que paga a Hacienda como cualquier español), esos activos son de Patrimonio Nacional, que costea su mantenimiento.

La partida de dinero público para la Corona más conocida es la que consta en los Presupuestos Generales del Estado (sin desglose) como “Casa Real de Su Majestad el Rey”. Este año, crece un 4,5%, hasta 8,66 millones de euros.

No se sabe si el sueldo del Rey crece mucho, poco o nada. Ese dinero, según la Constitución, se entrega al monarca “para el sostenimiento de su familia y Casa” y él lo “distribuye libremente”.

Lo que no dice la Constitución es que esta distribución deba ser mantenida al margen del escrutinio público.

También es una incógnita, por tanto, el sueldo del resto de miembros de la Familia Real (si lo tienen), así como los del Jefe de la Casa Real y los otros altos cargos de la institución.

Es el caso del interventor nombrado el pasado agosto para la “gestión económica, financiera, presupuestaria y contable” de la Casa Real.
La designación (que decidió el Rey) recayó en Óscar Moreno, un veterano de 72 años experto en derecho administrativo llegado del Cuerpo de Interventores del Estado.

Entonces, se creyó que la Monarquía iba a dar transparencia a sus cuentas. Pero no. Al menos, de puertas hacia afuera.

Ese interventor, como los del resto de órganos constitucionales (Gobierno, Cortes Generales, Tribunal Supremo...), no está sometido a la Inspección General del Estado (esto es, al Ministerio de Hacienda). Y no prevé difundir informes sobre las cuentas del Rey, al tratarse de un cargo “interno”, según el organismo. Tampoco está obligado a ello por ley.

La Casa Real recibe también otras cantidades de otros capítulos presupuestarios. La única que se conoce es la que destina el Ministerio de Administraciones Públicas como “Apoyo a la gestión administrativa de la jefatura del Estado”.

Este año, suma 5,98 millones (un 2,81% más). Ese dinero pagará los sueldos de buena parte de los 137 funcionarios adscritos a la Secretaría General de la Casa Real, de la que dependen, entre otras unidades, las secretarías de la Reina y el Príncipe, el servicio de seguridad, la sección de protocolo y los servicios de prensa y administración. El desglose tampoco es público.

Sí se sabe lo que no se paga con ese dinero: la seguridad, que costea Interior; el mantenimiento de los palacios (luz y agua incluidos), que abona Patrimonio, y los viajes al extranjero, pagados por Exteriores.

Lejos de Reino Unido

En total, la Casa Real recibirá este año un mínimo de 14,64 millones del erario público. Muy lejos de los 50,6 millones que recibe la monarquía británica, a cuya cabeza visible, Isabel II, no le importa publicar su sueldo: unos 14 millones.

En 2002, en vísperas de su 50 aniversario en el trono, la monarca británica se animó además a desglosar todos sus gastos. Por ahora, parece improbable que Don Juan Carlos vaya a hacerlo, pese a lo redondo de su onomástica.

Noticias Relacionadas