Archivo de Público
Domingo, 12 de Septiembre de 2010

Israelíes y palestinos no se ponen de acuerdo sobre qué hablar en el diálogo de paz

EFE ·12/09/2010 - 11:55h

EFE - El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu (i), estrecha la mano del presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abás (d), en presencia de la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton (c), en la sede del Departamento de Estado de EE.UU. en Washington DC. EFE/Archivo

Los equipos negociadores israelí y palestino no se ponen de acuerdo en una agenda para las negociaciones de paz que tendrán lugar el próximo martes en la localidad egipcia de Sharm El Sheij y el miércoles en Jerusalén.

El principal debate es establecer el orden en el que se deberán abordar los temas: Israel insta a que se trate primero sobre seguridad y reconocimiento del carácter judío del estado, y los palestinos quieren que se hable en primer lugar de las fronteras del futuro estado palestino.

"Hay una agenda para Sharm El Sheij, pero es verdad que existen muchas diferencias y que todavía no han decidido con qué dossier empezar a negociar", dijo a Efe una fuente oficial israelí que pidió no ser identificada.

Los dos equipos han llegado a un punto muerto en la preparación del primer encuentro entre el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el presidente palestino, Mahmud Abás, tras el lanzamiento del nuevo diálogo de paz el pasado 2 de septiembre en Washington, asegura el rotativo Israel Hayom.

Según el diario, este estancamiento en las reuniones preparatorias es lo que ha llevado a la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, y el enviado especial estadounidense a Oriente Medio, George Mitchell, a anunciar que acudirán también a las citas de Sharm El Sheij y Jerusalén.

El diario israelí Haaretz informa hoy de una supuesta crisis de liderazgo y un grave enfrentamiento entre el jefe negociador palestino, Saeb Erekat, y uno de los siete miembros del equipo negociador, Nabil Saath, pero fuentes palestinas cercanas a la negociación negaron a Efe que exista desavenencia alguna.