Viernes, 4 de Enero de 2008

Mauritania dice que no había motivos para preocuparse

AGENCIAS ·04/01/2008 - 14:27h

El ministro de Asuntos Exteriores mauritano, Babah Sidi Abdallah, que ha criticado duramente la decisión de los organizadores del Rally Dakar de suspender la prueba por las amenazas de Al Qaeda. "Ningún elemento nuevo puede justificar las preocupaciones expresadas por los organizadores franceses. Hemos tomado todas las medidas para garantizar que el Rally transcurra sin incidentes", declaró el ministro al canal de televisión RTL. "En materia de seguridad hay una coordinación absoluta", subrayó Abdallah.

Las autoridades mauritanas habían dispuesto un contingente de 3.000 agentes para garantizar la seguridad de todos los participntes en el Rally a su paso por este país, en el que la semana pasada fueron asesinados cuatro turistas franceses en un atentado que el gobierno mauritano atribuyó a terroristas de Al Qaeda con base en Argelia. La cancelación del Rally Dakar, que incluía ocho etapas en territorio mauritano, supone una grave pérdida económica para este país, que espera cada año el paso de la gigantesca caravana de camiones, coches y motos para obtener sustanciosos ingresos por turismo.

Los organizadores anunciaron hoy la suspensión de la prueba un día antes de su inicio a causa de la amenaza terrorista que pesa sobre Mauritania. Ante "la tensión política internacional", el atentado que costó la vida a cuatro franceses el pasado día 28 atribuido a la banda Al Qaeda en el Magreb y "las amenazas directas contra la carrera", los organizadores "no puede pensar en otra solución razonable que la anulación de la prueba deportiva", indicaron en un comunicado.

A un día del inicio de la prueba, que debía comenzar mañana en Lisboa, el Dakar se anuló por primera vez en sus 30 años de historia, una decisión inédita cuyas consecuencias son imprevisibles para el raid más importante del mundo.