Viernes, 4 de Enero de 2008

Rajoy pensó en dejar la política tras las elecciones de 2004

El presidente del PP se confiesa en una entrevista y muestra su lado más humano. Pero hoy ha reaparecido después de las vacaciones atacando al Gobierno y diciendo no entender las críticas a los obispos

PÚBLICO.ES/AGENCIAS ·04/01/2008 - 13:16h

EFE - El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, durante una intervención en los desayunos informativos organizados por Europa Press en Madrid.

El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, pensó en dejar la política tras perder las elecciones generales de 2004, según confiesa en una entrevista para la revista Telva. El líder del PP se planteó "si era bueno o malo" que siguiera al frente del partido.

Pero según cuenta, "para aclarar mis dudas y pulsar la opinión hablé con mucha gente: todos me pedían que siguiera. Estoy muy contento de haber decidido seguir adelante", precisa. Presume de independencia y asegura que si llega a ser presidente del Gobierno lo hará "sin más condicionantes que la defensa de los intereses generales".

Rajoy dice ser "bastante crítico" consigo mismo y ser consciente de sus "debilidades y defectos", aunque confiesa que su lado más "frágil" es su "buen corazón", algo que cree "positivo" pero le hace "muy vulnerable". Asegura que no es muy "peleón", pero como licenciado en Derecho, cree en la "legítima defensa". "Y aunque a los católicos se nos dice que debemos poner la otra mejilla, también en la doctrina católica se habla de legítima defensa. Así que si me atacan, me defiendo", añade.

Pero la publicación de esta entrevista con el lado más tierno de Rajoy justo hoy no es coincidencia ya que el conservador ha vuelto a la palestra política esta mañana tras las vacaciones navideñas. Y lo ha hecho como antes del 31 de diciembre, atacando al Gobierno y su gestión económica. Desde Guadalajara, Rajoy a ha exigido al PSOE que "tome medidas ya" para solventar la situación económica que vive el país porque "los datos son preocupantes y se abre un periodo de incertidumbre".

Reformas económicas

Aprovechando la coyuntura y tras saludar  a los Reyes Magos, Rajoy ha empezado el año con más promesas electorales que sirvan "para levantar la economía y mejorar el poder adquisitivo", repitiendo aquello de que, hasta ahora, el Gobierno se ha dedicado a "vivir de la herencia y de la inercia de la economía y ahora nos encontramos con la subida más importante del IPC desde el año 95".

 

También ha hablado Rajoy de la polémica que ha desatado la manifestación de la Iglesia en Madrid pidiendo la derogación de la Ley que permite los matrimonios homosexuales. Para él, vivimos en una sociedad libre, pero no entiende la causa que ha motivado "tanto revuelo" por una manifestación en la que se expresa una opinión y el sentir de un determinado núcleo de la sociedad.