Archivo de Público
Viernes, 10 de Septiembre de 2010

Dormir poco aumenta en los niños el riesgo de obesidad futura

Reuters ·10/09/2010 - 15:37h

Por Anne Harding

Los niños pequeños que no duermen lo suficiente tendrían más riesgo de tener sobrepeso o ser obesos más adelante.

Chicos menores de 4 años que durmieron menos de 10 horas por noche fueron dos veces más propensos a tener sobrepeso u obesidad cinco años después, publicaron en Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine los doctores Janice F. Bell, de la University of Washington en Seattle, y Frederick J. Zimmerman, de la University of California en Los Angeles.

Los resultados, dijo Bell a Reuters Health, sugieren que la primera infancia sería "una ventana crítica" en la que el sueño nocturno prediría el peso futuro de un niño.

Según la Fundación Nacional del Sueño en Estados Unidos, los niños pequeños (de 1 a 3 años) deben dormir 12-14 horas cada noche; los preescolares (3 a 5 años), entre 11 y 13 horas; entre los 5 y 10 años, 10 a 11 horas; y los adolescentes, entre 8,5 y 9,25 horas.

Varios estudios habían demostrado que dormir poco está asociado con el sobrepeso en niños y adolescentes. Pero muchos de esos trabajos midieron un solo momento en el tiempo, lo que dificulta determinar si dormir lo suficiente inducía la obesidad o viceversa.

El equipo analizó esa relación en 1.930 niños de entre 0 y 13 años, que habían participado en una encuesta en 1997 y en el 2002.

En los niños de 4 años o menos al momento de la primera encuesta, dormir menos de 10 horas por noche estaba asociado con casi el doble de riesgo de tener sobrepeso u obesidad en la segunda encuesta, no así en los niños mayores (de 5 a 13 años).

Aún así, el corto tiempo de descanso estuvo asociado con más posibilidad de pasar del peso normal al sobrepeso o del sobrepeso a la obesidad durante el seguimiento.

Los resultados, para los autores, sugieren que existiría un período crítico antes de los 5 años en el que el sueño nocturno adecuado sería importante para el peso saludable a futuro.

El equipo no pudo demostrar por qué dormir poco en los primeros años de vida sería un factor de riesgo de sobrepeso a futuro, indicó Bell, aunque hay varias teorías.

Una sería que "los niños que no duermen lo suficiente están demasiado cansados como para realizar la actividad física que necesitan", dijo la experta.

Otras serían que estar más tiempo despierto genera más oportunidades para comer, mientras que existen evidencias de que adultos que no duermen lo suficiente tienen una alteración de los niveles de las hormonas reguladoras del apetito y el hambre (leptina y grelina), lo que, según Bell, también podría ocurrir en los más chicos.

FUENTE: Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine, septiembre del 2010