Viernes, 4 de Enero de 2008

Tres esquiadores mueren en un alud en Huesca

Las víctimas estaban fuera de las pistas señalizadas de la estación de Formigal

MARTA HUALDE ·04/01/2008 - 12:34h

Parte del equipo de rescate lleva a una de las víctimas al helicóptero. EFE.

Una avalancha a las 10.40 horas terminó con sus vidas. Tres esquiadores murieron ayer sepultados por la nieve en la estación de Formigal (Huesca) cuando se deslizaban por una zona fuera de las pistas balizadas, denominada Garmo La Mina, en el paraje de Anayet. Las víctimas son Íñigo Enrique Z.G., de 37 años, nacido en San Sebastián y vecino de Vitoria; Daniel O.E., de 36 años, vecino de San Sebastián, y Miguel Ángel Rodríguez, zaragozano de 32 años y trabajador de la estación de Formigal.

Otros esquiadores, que también estaban fuera de las pistas, alertaron del alud. Los primeros en llegar fueron más de quince guardias civiles de las unidades de Benasque, Boltaña y Panticosa, los servicios de seguridad de la estación y dos perros entrenados en rescate en aludes. También participaron efectivos de Jaca y Tarazona y dos helicópteros de la Guardia Civil de Huesca y Logroño.

Según el presidente de Aramón-Montañas de Aragón ­-gestora de la estación-, Francisco Bono, la estación avisó del riesgo de aludes por las "copiosas" nevadas caídas en las 24 horas anteriores. Aseguró que la intervención fue "rápida y eficaz", por lo que en una hora se pudo localizar a la primera víctima. El esquiador fue trasladado hasta la UVI móvil de Sabiñánigo, ubicada en el aparcamiento de Anayet, donde se le intentó reanimar sin éxito.

Uso de sondas de búsqueda

La segunda víctima fue localizada mediante sondas de avalancha y la tercera, gracias a un aparato de búsqueda de personas. El empleado de Formigal, que quedó sepultado a más profundidad, estaba realizando trabajos con una cámara fotográfica fuera de las pistas.

El director de la estación, Antonio Jericó, precisó que la zona donde se produjo la avalancha era de difícil acceso y añadió que ayer no se abrieron algunas pistas por riesgo de aludes. Los cuerpos de los tres esquiadores fueron trasladados al Hospital de Jaca para practicarles la autopsia y se abrirá una investigación.

El Instituto Nacional de Meteorología ya avisó el jueves de la posibilidad de avalanchas en zonas altas del Pirineo aragonés y navarro (riesgo 2 y 3). Ayer, elevó a 4 la alerta de aludes -riesgo fuerte- hasta las 15 horas de hoy. A su juicio, el accidente se produjo porque no dio tiempo a que se estabilizara el manto de nieve por un frente cálido que está entrando en la Península.

El consejero de Industria, Comercio y Turismo del Gobierno aragonés, Arturo Aliaga, lamentó "profundamente" el accidente. Tras desplazarse a Formigal, garantizó la seguridad de la estación y pidió "mucha prudencia". Desde 2004, han muerto 21 esquiadores.

 

Noticias Relacionadas