Archivo de Público
Jueves, 9 de Septiembre de 2010

Cirugía obesidad permite ahorrar costos de salud a Gran Bretaña

Reuters ·09/09/2010 - 18:34h

Proporcionarle tratamiento quirúrgico a los obesos mórbidos le permitiría ahorrar millones de libras al sistema público de salud y la economía de Gran Bretaña cada año, según un informe del impacto económico de la cirugía de la obesidad.

Un equipo de cirujanos destacados del Royal College of Surgeons y del National Obesity Forum, de Gran Bretaña, concluyó que el costo financiero del desempleo, la ayuda social y los gastos hospitalarios y de cobertura de medicamentos que produce la obesidad disminuiría significativamente si hubiera más pacientes obesos operados para adelgazar.

El informe lo redactó un grupo asesor independiente llamado Office of Health Economics, que funciona con fondos de las empresas Allergan y Covidien, fabricantes del equipamiento médico que se utiliza en la cirugía bariátrica.

Esta cirugía se realiza en personas peligrosamente obesas para ayudarlas a adelgazar. La idea es reducir el tamaño del estómago con una banda o un bypass gástricos para derivar al intestino delgado una bolsa estomacal pequeña o extirpar una porción del estómago.

Los más críticos de la cirugía contra la obesidad sostienen que aún se desconocen los riesgos a largo plazo, en especial en los niños, por lo que sostienen que debería utilizarse como un último recurso cuando el cambio de hábitos y de la dieta no da resultado.

El informe revela que si a un 5 por ciento de los pacientes de Gran Bretaña con las condiciones para ser operados se los operara gratuitamente en el Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés), la economía se ahorraría en tres años 382 millones de libras (unos 580 millones de dólares).

Si se operara al 25 por ciento, el ahorro sería de 1.300 millones de libras (1.950 millones de dólares).

Además, el Gobierno podría ahorrar entre 35 y 150 millones de libras (52,5 y 225 millones de dólares) en costos sociales ya que los pacientes pueden volver a trabajar.

El Instituto Nacional de Salud y Excelencia Clínica de Gran Bretaña (NICE, por sus siglas en ingles), que asesora a las autoridades sobre la relación costo-efectividad del uso de fármacos y tratamientos médicos, recomienda evaluar a los pacientes con un índice de masa corporal (IMC) de 40 o más o con un IMC de 35 o más con otras enfermedades graves, para realizarle una cirugía para la obesidad.

El IMC es igual al peso en kilogramos dividido por la altura en metros al cuadrado. Una persona de 1,65 metro con un IMC de 40 pesaría más de 109 kilos.

El informe presentado el miércoles señala que 1 millón de personas en Inglaterra tienen un IMC que reúne los criterios de NICE y un cuarto de ellas está en condiciones o quiere operarse. Aun así, sólo se realizaron 3.600 cirugías contra la obesidad en el NHS en el período 2009/10.

"Estos números son simplemente alarmantes. El NHS no puede ignorar las crecientes evidencias que demuestran que la cirugía bariátrica, cuando todo otro tratamiento fracasa, no sólo es exitoso, sino también muy rentable", dijo John Black, presidente del Royal College of Surgeons, a través de un comunicado.

Un estudio publicado hace un mes reveló que el uso de la cirugía contra la obesidad había aumentado 10 veces en los hospitales de Inglaterra desde el 2000 y que el uso de la banda gástrica redujo el riesgo en los pacientes de morir tempranamente, además de ahorrar costos a los servicios de salud.