Archivo de Público
Jueves, 9 de Septiembre de 2010

La mitad de los casos de asma resistente podría tratarse

Reuters ·09/09/2010 - 18:13h

Por Lynne Peeples

Una buena noticia para los niños con asma resistente al tratamiento: sus problemas respiratorios podrían tratarse.

Uno de cada 10 chicos de Estados Unidos es asmático y uno de cada 20 tiene una forma grave de la enfermedad que no responde a los tratamientos.

Tras evaluar las evidencias disponibles, los doctores Andrew Bush y Sejal Saglani, de la Imperial School of Medicine, de Londres, opinan que la cantidad real de casos resistentes sería mucho más baja.

Según Bush y Saglani, a una gran cantidad de niños se le diagnostica erróneamente asma grave o no están tomando los medicamentos correctamente.

"Esos niños tienen muchos problemas, pero las enfermeras que trabajan con los padres pueden hacer que la mitad de los chicos manejen mejor el asma sin aumentar las dosis de medicamentos", dijo Bush a Reuters Health.

De acuerdo con el estudio publicado en la revista The Lancet, la falta de estudios rigurosos sobre el grupo joven de asmáticos resistentes a los tratamientos reduce la capacidad médica de diagnosticarlos y tratarlos adecuadamente.

De modo que Bush y Saglani revisaron la literatura publicada sobre casos de asma leve a moderada en niños y de asma grave en adultos, más sus experiencias clínicas, para identificar los problemas y diseñar un plan de manejo multidisciplinario.

Hallaron que en muchos casos de asma resistente se trataba en realidad de pacientes que no tomaban los medicamentos correctamente: no usaban bien el inhalador o no tomaban la dosis adecuada de los fármacos indicados.

Además, menos de la mitad de los pacientes utilizaba el 80 por ciento de las recetas y muchos de los medicamentos en los botiquines personales estaban vencidos. Un cuarto de los niños estaba expuesto a humo de cigarrillo, que agrava la salud de los asmáticos.

En los niños con asma hay que evaluar también otros problemas de salud, como las alergias alimentarias, la disfunción respiratoria y la obesidad.

"El asma grave en la infancia predispone a la obesidad porque los niños reciben dosis altas de esteroides y son sedentarios", dijo la doctora Sally Wenzel, directora del Instituto de Asma de la University of Pittsburgh, que no participó en la revisión.

Wenzel añadió que el asma podría impulsar la aparición de la obesidad en la adolescencia.

"Lo más importante es distinguir entre 'asma difícil de controlar' y asma grave. Aquellos casos en los que se necesite algo más que una alta dosis de esteroides inhalables deberían ser derivados a un centro especializado en asma", dijo la experta.

FUENTE: The Lancet, 4 de septiembre del 2010