Viernes, 4 de Enero de 2008

Libia valora su estreno en el Consejo de Seguridad como el regreso a la normalidad

EFE ·04/01/2008 - 00:47h

EFE - El embajador libio ante la ONU, Giadalla Ettalhi, aseguró hoy que la presencia de su país en el Consejo de Seguridad demuestra la normalización de las relaciones de Trípoli con la comunidad internacional.

El embajador libio ante la ONU, Giadalla Ettalhi, aseguró hoy que la presencia de su país en el Consejo de Seguridad demuestra la normalización de las relaciones de Trípoli con la comunidad internacional, tras más de una década de ser tratado como un país aparte por Occidente.

Libia estuvo hoy presente en su primera reunión del Consejo de Seguridad después de ser elegida miembro no permanente en octubre por la Asamblea General, al tiempo que se estrenó en la presidencia del máximo órgano de Naciones Unidas.

Ettalhi ocupará durante el mes de enero la presidencia de turno del órgano en virtud del mecanismo de repartición del cargo, que determina la rotación en orden alfabético según el nombre del país en inglés.

De esta manera, Libia tomó el relevó de Italia que ocupó la presidencia el pasado mes de diciembre.

Además de Libia, Costa Rica, Croacia, Vietnam y Burkina Faso también se estrenaron hoy como miembros no permanentes del Consejo para el bienio 2008-2009.

"Para un país que sufrió sanciones durante una década, es muy importante y significativo volver al Consejo de Seguridad. Quiere decir que regresamos a la normalidad", valoró Ettalhi en un encuentro con la prensa tras su primer reunión.

Su estreno en la cúpula de la ONU coincide con la visita del ministro de Exteriores libio, Abdel-Rahman Shalqam, a Washington, donde se reunió con la secretaria de Estado Condolezza Rice.

Los dos acontecimientos suponen un marcado cambio con la situación de Libia en el exterior durante buena parte de los últimos veinte años, en los que fue aislada por los países occidentales al considerar que se trataba de un país patrocinador del terrorismo.

Pero las relaciones con EE.UU. y Europa dieron un marcado giro tras la renuncia de Trípoli en 2003 a sus programas de armas de destrucción masiva.

La embajadora adjunta de EE.UU. ante la ONU, Jackie Wolcott, reconoció hoy que nunca "hubiera pensado" compartir la mesa del Consejo de Seguridad con un diplomático libio.

"Libia ha hecho un gran cambio, ha renunciado a las armas de destrucción masiva y ha contribuido a procesos de paz en África, como el de Darfur", agregó.

Por su parte, el embajador libio señaló que estrenar su presencia en el Consejo de Seguridad con la presidencia del órgano "es un gran desafío".

"Estar en el Consejo de Seguridad es muy importante para mi país, y ya se pueden imaginar la razón", agregó.