Viernes, 4 de Enero de 2008

Allen hace disfrutar a los coruñeses con su New Oleans Jazz Band

EFE ·04/01/2008 - 00:50h

EFE - El cineasta y Premio Príncipe de Asturias 2002, Woody Allen (c) durante el concierto que ha ofrecido esta noche en el Palacio de la Ópera de A Coruña con su banda 'New Orleans Jazz Band', en el marco del programa de celebración del 40º aniversario de la Fundación Barrié de la Maza.

El director, actor, guionista y clarinetista ocasional, Woody Allen, con la New Orleans Jazz Band, ha hecho disfrutar hoy con ritmos del sur al público de A Coruña, que hasta le toleró con agrado una referencia musical al rival sureño de la ciudad: "Para Vigo me voy".

El cineasta, que culmina mañana en Santander la gira española que le ha llevado también a Barcelona y San Sebastián, entusiasmó en su tercer y penúltimo concierto en España, que fue gratuito en el Palacio de la Opera de A Coruña, donde algunos de sus entusiastas esperaron ayer horas de cola para poder obtener una entrada.

En el concierto de Reyes de la Fundación Barrié, y con motivo de su cuarenta aniversario, el cineasta neoyorquino no tardó ni diez minutos en arremangarse y desabrocharse los botones de la camisa, aunque luego pasó recostado, placenteramente, casi todo el concierto ante unas 1.800 personas.

A la tercera pieza, se dirigió al público, a quien pidió algo tan sencillo como que disfrutase de la música del grupo y se relajase con el jazz tradicional.

El director de "Annie Hall", "Manhattan" o "La Rosa Púrpura del Cairo" no paró de mover la pierna izquierda, que a veces trató de frenar cruzando la derecha, con una música que trasladó al público a paisajes sureños, que, en ocasiones, han dado sintonía a sus películas.

La amigable banda apenas se inmutó ante tan agradado auditorio incluso cuando una de las cuerdas del banjo se rompió, lo que el instrumentista arregló en un segundo mientras el batería salió a cantar un rato.

Como concesión a los ritmos latinos, la banda interpretó "Para Vigo me voy" que, pese a la tradicional rivalidad entre Vigo y A Coruña, fue recibido con palmas y con sonrisas de complicidad.

Tras un concierto de una hora y tres cuartos, aproximadamente, la estrella de Hollywood, que nunca antes había estado en A Coruña, a diferencia de las dos primeras ciudades de la gira, Barcelona y San Sebastián, dejó la boca dulce a un público al que dijo que le gustaría tener la ocasión de "volver a veros".