Jueves, 3 de Enero de 2008

200.000 interesados en sólo 48 horas

Los jóvenes que piden la Renta Básica de Emancipación temen quedarse sin los 210 euros mensuales de la ayuda ante la avalancha de solicitudes

DANIEL AYLLÓN / MARTA SUÁREZ ·03/01/2008 - 23:04h

Muchos solicitantes de la ayuda al alquiler olvidaron ayer el número del registro del catastro, condición indispensable para obtenerla. MÓNICA PATXOT

"¿Hasta cuándo va a durar el chollo?". En los dos últimos días, 200.000 jóvenes se han lanzado en tromba a buscar las solicitudes para obtener los 210 euros mensuales de ayuda al alquiler. Muchos de ellos temían que hubiese un plazo límite para pedirlas o que los fondos fuesen limitados. Duda resuelta: de momento ni caduca ni se agota.

Pese a las dudas, la mayoría llegaba informada sobre los requisitos a las oficinas regionales: tener entre 22 y 30 años, ganar menos de 22.000 euros brutos anuales y ser europeo o residir legalmente en España. Sin embargo, algunos se sorprendieron al descubrir que no en todos los casos pueden cobrar los 210 euros íntegros: "Somos tres en el piso y yo soy la única que cumplo con los requisitos, así que sólo podré cobrar 70 euros", explicaba Vanesa, de 28 años, en una de las oficinas de Madrid. Vanesa pensaba que recibiría un cheque de 210 euros, pero esta suma no está destinada a cada persona, sino a cada piso. Cuando el contrato está firmado por varias personas, la ayuda se divide proporcionalmente. Si alguna de ellas no cumple con las condiciones del Ministerio, su parte se pierde.

Al margen de estas sorpresas, en la segunda jornada para solicitar la renta básica de emancipación se produjo una leve mejora en los accesos a la información a través del teléfono gratuito y de las webs. La ministra de Vivienda, Carme Chacón, pidió ayer disculpas por el colapso de las líneas. Su departamento corrigió estos problemas al habilitar el acceso al formulario desde otros portales institucionales.

También se mantuvo el refuerzo de personal para atender a los 18.000 jóvenes que acudieron a las ventanillas durante las primeras 48 horas de vigencia de la ayuda. Los funcionarios de información hicieron ayer horas extras, y algunos incluso cambiaron sus vacaciones para evitar colapsos.

El trabajo fue ayer más fácil para ellos, porque muchos de los interesados acudieron a las oficinas con las soli-citudes ya en mano y mejor informados.