Archivo de Público
Lunes, 6 de Septiembre de 2010

Gran Bretaña pide retirar del mercado al medicamento Avandia

Reuters ·06/09/2010 - 12:56h

Por Ben Hirschler y Kate Kelland

Avandia, el medicamento de GlaxoSmithKline para la diabetes, debería ser retirado de la venta debido a preocupaciones sobre sus riesgos cardíacos, dijeron el lunes los reguladores farmacéuticos británicos, de cara a una reunión europea sobre la seguridad del producto.

La estricta postura de los expertos en seguridad en el mercado local de Glaxo es un nuevo golpe para una medicina que una vez fue la segunda de más ventas del grupo farmacéutico, pero que se ha convertido en una carga desde que se la ligó al aumento del riesgo de ataques al corazón en el 2007.

La Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos para el Cuidado de la Salud (MHRA, por sus siglas en inglés) dijo que consideraba que los riesgos de Avandia, conocido genéricamente como rosiglitazona, habían superado sus beneficios y que "ya no tiene lugar en el mercado de Gran Bretaña".

El portavoz Stephen Hallworth dijo que la MHRA había presentado su posición "férreamente" a la Agencia Europea de Medicinas (EMA, por sus siglas en inglés) y que resaltaría sus preocupaciones nuevamente en una reunión especial sobre el futuro del producto esta semana.

La EMA -el organismo europeo responsable de la concesión de la licencia de Avandia en el año 2000- celebrará una reunión extraordinaria de expertos el 8 de septiembre para revisar la seguridad del medicamento antes de revelar su posición en una reunión programada para entre el 20 y el 23 de septiembre.

EMA, con sede en Londres, dijo que la reunión adicional era necesaria debido a la complejidad de los datos bajo evaluación.

El British Medical Journal (BMJ) y algunos médicos importantes atacaron la tardía respuesta y solicitaron que Avandia fuera retirado del mercado de inmediato, tras decir que nunca se le debería haber otorgado la licencia.

Avandia solía ser el segundo medicamento de más ventas de Glaxo, con ingresos por 3.000 millones de dólares en el 2006, hasta que surgieron las preocupaciones sobre su impacto en la salud. Sus ventas se desplomaron a 1.200 millones de dólares en el 2009, o alrededor de 2,7 por ciento de las ventas grupales, debido a que muchos profesionales cambiaron por el medicamento Actos, de Takeda <4502.T>.

(1 dlr = 0,6465 libras esterlinas)