Jueves, 3 de Enero de 2008

La coyuntura mundial también se resiente

La fuerte subida del barril de petróleo, que ayer volvió a tocar los 100 dólares, y el temor a una recesión en EEUU amenazan el crecimiento internacional.

PÚBLICO.ES ·03/01/2008 - 21:25h

Nos sólo la economía española tiene problemas. Tras el estallido en agosto de 2007 de la crisis de las hipotecas de alto riesgo, las cosas no han hecho más que torcerse a nivel internacional.

Ayer, el petróleo dio un nuevo susto. Después de que el miércoles, en la primera sesión del año, el barril de la variedad Texas tocara los cien dólares, en la negociación de ayer volvió a rebasarse durante un breve periodo de tiempo el histórico listón. También el barril de Brent, que tradicionalmente va a la zaga del precio del Texas, marcó un nuevo máximo histórico y llegó hasta 98,50 dólares.  La causa de esta nueva escalada fue la publicación del volumen de reservas de crudo en Estados Unidos, que bajó en cuatro millones de barriles, el doble de lo esperado por los analistas.

La persistente subida del precio del petróleo, que subió un 60% en 2007, está generando tensiones inflacionistas  en la economía mundial. En algunas áreas geográficas, como en Europa, la subida de los precios está poniendo en aprietos a las autoridades monetarias, que se sienten inclinadas a subir los tipos de interés pese a que el crecimiento económico se está ralentizando.

Crisis

El segundo foco de problemas de la economía mundial es precisamente el crecimiento. La crisis de los mercados de crédito significa que los bancos no prestan dinero fácilmente, con lo que las expectativas de crecimiento del consumo de los hogares y de la inversión empresarial, que necesitan financiación, han empeorado, y como consecuencia de ello se han rebajado las previsiones e aumento del PIB. El caso más grave es el de Estados Unidos, en el que coincide que se ha producido la crisis del mercado inmobiliario. El riesgo de que se produzca una recesión en 2008 es contemplado por algunos analistas, y todos los datos que se publican sobre la economía norteamericana son estudiados cuidadosamente a la luz de esa posibilidad.

Ayer, hubo algunas malas noticias en ese sentido.  Los principales fabricantes de automóviles registraron caídas en sus ventas en diciembre (Ford perdió un 9,2%) y  las estadísticas de búsqueda de empleo sugieren que el mercado labora continúa débil. En sentido contrario,  los pedidos de las fábricas fueron superiores a lo esperado, en especial por la demanda a las refinerías, lo cual  provocó una ligera subida de las bolsas de Estados Unidos. 

Noticias Relacionadas