Jueves, 3 de Enero de 2008

Colombia sigue en vilo por las pruebas de ADN que confirmarán o desmentirán la hipótesis de Uribe

EFE ·03/01/2008 - 16:32h

EFE - Pilotos venezolanos encienden, el pasado 31 de diciembre, uno de los dos helicópteros estacionados en la pista del aeropuerto Vanguardia de Villavicencio. Los helicópteros facilitados por Venezuela para la fallida liberación salieron hoy de regreso a ese país.

Las pruebas de ADN a un niño que podría ser el hijo de la ex candidata a la vicepresidencia de Colombia, Clara Rojas, secuestrada por las FARC en 2002, mantienen en vilo al país por las implicaciones que tienen en la liberación de tres rehenes prometida por la guerrilla en diciembre.

Las pruebas, que se esperan de un momento a otro, confirmarán o eliminarán una hipótesis planteada por el presidente Álvaro Uribe el pasado 31 de diciembre, cuando se esperaba que las FARC liberaran a Clara Rojas, a su hijo Emmanuel y a la ex congresista Consuelo González de Perdomo.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) habían ofrecido el 18 de diciembre liberar antes de fin de año a Rojas, el menor que tuvo a mediados del 2004 con un insurgente y a la ex parlamentaria cautiva desde el 2001.

Pero el grupo rebelde adujo "intensas operaciones" militares en el sureste colombiano, donde debían ser recogidos los rehenes y entregados a una comisión de garantes de siete países, en una operación ideada por el mandatario venezolano, Hugo Chávez, a petición de las FARC.

Ese día Uribe dijo que las FARC no habían entregado a los rehenes porque Emmanuel no estaba con ellos y sugirió que un menor que desde el 2005 está en poder del estatal Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) puede ser el de Clara Rojas.

Científicos colombianos viajaron a Caracas, donde la madre y un hermano de esa abogada esperaban su liberación, para practicarles pruebas de ADN y contrastarlas con el menor.

El fiscal general de Colombia, Mario Iguarán, reiteró que "hay que esperar los resultados de las pruebas" y agregó que "hasta el momento la Fiscalía no tiene prueba técnica ni científica que permita afirmar, sin lugar a dudas, que el niño encontrado en Bogotá sea Emmanuel".

Fue el agente de la Policía John Frank Pinchao, que se evadió en mayo del 2007 de las FARC después de casi nueve años de secuestro, quien reveló el año pasado la existencia de Emmanuel.

Pinchao, que estuvo en el mismo campamento que Clara Rojas, declaró hoy que no puede confirmar o negar la tesis de Uribe y manifestó que "hay mecanismos para verificarlo, como son las pruebas de ADN".

El policía relató que vio por primera vez a Clara Rojas en el 2003 en un campamento que denominaban "Caño Caribe" y agregó que los policías secuestrados supieron del embarazo por una rendija en las tablas de la vivienda.

Clara Rojas fue secuestrada en febrero del 2002 junto a su compañera de fórmula, la candidata presidencial Ingrid Betancourt, que también tiene nacionalidad francesa, y las FARC las incluyeron en una lista de 45 personas que aspiran a canjear por medio millar de rebeldes presos.

Pinchao señaló que "el bebé tuvo problemas al nacer y se lesionó uno de los brazos", lo que coincide con la lesión que tenía el niño entregado al ICBF en San José del Guaviare, capital del departamento del Guaviare (sureste), en el que se presume iban a ser liberados los secuestrados.

Indicó que los primeros días estuvo con la madre, pero lo sacaron porque el llanto incomodaba y era difícil tener una estufa para calentar los biberones, lo que llevó a los guerrilleros a criarlo ellos mismos.

Pinchao relató que después de una caminata de un mes fueron separados del grupo en el que estaba Clara Rojas, que a veces gritaba que le dejaran ver al bebé, "pero no le ponían atención".

No obstante, medios colombianos calificaron como contradictorias las declaraciones de Pinchao, tras recordar que éste había dicho el año pasado que cargó al bebé y hoy aseguró que no lo tuvo en sus brazos por miedo a maltratarlo.

Según la Fiscalía, José Crisanto Gómez, el hombre que en 2005 dijo ser tío abuelo del menor de nombre Juan David Gómez Tapiero y que se cree puede ser Emmanuel reveló ahora que ese niño no es familiar suyo, sino que "es de las FARC".

Gómez fue trasladado el miércoles bajo protección oficial a Bogotá, donde declaró que las FARC lo amenazaron con matarlo si no entregaba al menor antes del 30 de diciembre pasado.