Archivo de Público
Viernes, 3 de Septiembre de 2010

"Reloj" reduce problemas pediátricos de incontinencia urinaria

Reuters ·03/09/2010 - 14:12h

Por Amy Norton

Utilizar un reloj pulsera programable ayudaría a los niños a manejar mejor los problemas de control de la vejiga.

En los chicos con incontinencia urinaria, el primer enfoque terapéutico suele ser la modificación conductual llamada uroterapia. Cambiar los hábitos de consumo de líquidos e ir al baño de manera programada da buen resultado, pero el desafío es lograr que los niños cumplan una nueva rutina.

Cuando se trata de ir al baño de manera programada, los niños se olvidan. De modo que un equipo de Dinamarca analizó la efectividad de un reloj pulsera programado para que los niños recuerden ir al baño.

En los 58 niños que no habían mejorado con la uroterapia tradicional, el uso del reloj hizo que 35 (el 60 por ciento) respondieran, por lo menos parcialmente, a la terapia al final de los 12 meses de tratamiento.

Una respuesta parcial significa una reducción del 50 al 89 por ciento de la cantidad promedio de "días mojados" por semana.

En cambio, apenas el 18 por ciento de los niños que siguieron sólo con la terapia tradicional tuvo una respuesta parcial y ninguno fue totalmente continente.

Estudios previos habían sugerido que la mitad de los niños con incontinencia urinaria pueden lograr la continencia con modificaciones conductuales.

Esos cambios incluyen el aprendizaje de una adecuada "postura en el toilette", la programación de visitas al baño y la modificación de los hábitos de consumo de líquidos, recordó el doctor Soren Hagstroem, autor principal del estudio.

Los nuevos resultados, dijo Hagstroem a Reuters Health, indican que la programación de las visitas al baño es "el elemento clave" del tratamiento.

Sugieren también que "orinar de manera programada es especialmente efectivo cuando los niños tienen un reloj que se los recuerde", añadió Hagstroem, del Hospital Universitario de Aarhus, en Dinamarca.

El estudio, publicado en Journal of Urology, incluyó a 60 niños de 5 a 14 años con incontinencia urinaria diurna por lo menos una vez por semana, junto con vejiga hiperactiva.

La mayoría de los chicos con incontinencia urinaria, dijo el autor, sufre de vejiga hiperactiva, que se contrae con frecuencia y súbitamente.

Según Hagstroem, a la mayoría de los niños con vejiga hiperactiva e incontinencia urinaria se los puede tratar sin medicamentos o cirugía, que podrían utilizarse recién cuando fallan las modificaciones conductuales.

FUENTE: Journal of Urology, online 19 de agosto del 2010