Archivo de Público
Jueves, 2 de Septiembre de 2010

Aumenta viruela de los monos cuando la viruela está erradicada

Reuters ·02/09/2010 - 17:04h

Por Lynne Peeples

A 30 años de la última dosis de la vacuna contra la viruela, el mundo enfrenta otra amenaza que se multiplica: la viruela de los monos.

Un nuevo estudio sugiere que el virus de la viruela de los monos, contra el que la vacuna que se aplicaba hasta hace algunos años a las personas proporciona inmunidad, sería por lo menos 20 veces más común al poco tiempo de la declaración de la victoria en la lucha contra la viruela.

"La erradicación de la viruela fue uno los mayores logros del ser humano", dijo la doctora Anne Rimoin, de la Escuela de Salud Pública de la University of California en Los Angeles.

"Pero una consecuencia de suspender la inmunización contra la enfermedad es la vulnerabilidad de la población a otros virus asociados, como el de la viruela de los monos", agregó.

Mientras que la infección no es tan grave como la viruela, puede matar a sus víctimas. Y, a diferencia de su prima, la viruela de los monos no puede contagiarse entre los humanos, pero puede transmitirse por el contacto con animales pequeños, que alojan el virus. Esto, advirtió Rimoin, hace que su control sea un desafío.

Problemas políticos, sociales, económicos y ambientales aumentan la vulnerabilidad de los países africanos, en especial, la República Democrática del Congo.

Los huéspedes animales favoritos del virus, como los monos, son endémicos en esas zonas, y la guerra civil hizo que muchas personas tengan que salir a cazar para subsistir. Algunas migraron hasta el hábitat natural de los animales en búsqueda de refugio de la violencia.

"Es posible que el virus haya aumentado su circulación durante años, pero los países carecían de vigilancia. Para encontrar una enfermedad, hay que buscarla", dijo Rimoin.

Es lo que hizo el equipo de Rimoin, que incluyó varios expertos del Congo. Con bicicletas chinas a modo de mulas para transportar el cargamento, y con fondos de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, los investigadores relevaron nueve áreas para detectar signos de la viruela de los monos entre noviembre del 2005 y del 2007. Identificaron 760 casos confirmados por laboratorio.

Eso, comparado con el mismo relevamiento en la década de 1980, indica un aumento 20 veces mayor de las infecciones. En una sola zona, la cantidad promedio de casos anuales creció de menos de uno a casi 14 por cada 10.000 personas.

La mayoría de las víctimas habían nacido después de la suspensión oficial de la vacunación contra la viruela en 1980.

La población vacunada era cinco veces menos propensa a infectarse con la viruela de los monos que la población sin inmunizar, precisó el equipo en Proceedings of the National Academy of Sciences.

"Estamos viendo un gran problema por delante", dijo Rimoin, quien advirtió que el virus podría diseminarse aun más si continúa la deforestación, la migración de las zonas rurales a las ciudades y el tráfico de carne de animales salvajes y de mascotas exóticas.

Rimoin sugirió que las intervenciones para modificar la conducta serían las más efectivas para controlar el virus; eso incluye la educación de la población en riesgo de contraer la infección sobre cuáles son los animales portadores del virus y cómo evitar la infección, además de aislar a la población infectada.

La vigilancia activa y continua es muy importante para identificar mejor los reservorios de animales y las tasas de transmisión animal-humano y humano-humano.

"Tres décadas después de la erradicación de la viruela, esta familia de virus merecen toda nuestra atención", sostuvo Rimoin.

"Y no deberíamos preocuparnos sólo por su reaparición accidental, sino también por una diseminación terrorista deliberada", añadió.

FUENTE: Proceedings of the National Academy of Sciences, online 30 de agosto del 2010