Jueves, 3 de Enero de 2008

Diez palestinos muertos por ataques israelíes en una cruenta jornada en Gaza

EFE ·03/01/2008 - 11:48h

EFE - Varios vehículos de las tropas de Israel lanzan gases lacrimógenos a varios palestinos que se defienden lanzando piedras durante los enfrentamientos registrados en la ciudad cisjordana de Naplusa.

Diez palestinos, cuatro de ellos civiles, murieron y treinta resultaron heridos por ataques de Israel en Gaza, en una cruenta jornada en que los cohetes lanzados desde la Franja impactaron a distancias sin precedentes dentro del Estado Judío.

Según fuentes militares israelíes, los dos últimos fallecidos son dos milicianos palestinos que murieron en un enfrentamiento armado registrado esta noche en Rafiah, en el extremo sur de Gaza.

Portavoces de Hamás habían informado a media tarde de la muerte también de un militante de ese grupo que fue alcanzado por disparos de aviones militares israelíes contra posiciones del movimiento islamista en Shejaeya, en el este de la ciudad de Gaza.

Según fuentes hospitalarias locales, el Ejército israelí había matado previamente, en ataques que tuvieron por escenario durante la jornada distintas áreas de la Franja, a tres activistas palestinos, así como a la mujer y tres hijos de uno de ellos.

Las fuentes identificaron a ese activista como Mohamed Fayyad, que murió junto a su mujer, Karima, su hija Asma y sus hijos Sami y Ahmed al ser destruida por fuego de artillería su casa en Bani Sohayla, un poblado cercano a Khan Younis, en el sur de Gaza.

Mohamed Fayyad era miembro de la Yihad Islámica, uno de los grupos que junto a Hamás no ha abandonado la lucha armada, y según la Radio Pública de Israel el ataque contra la vivienda se produjo después de que se abriera fuego desde el interior de la casa.

El bombardeo de la vivienda se produjo durante una ofensiva terrestre en la que participaron tanques y vehículos blindados en la zona de Khan Younis, donde las tropas de ocupación israelíes encontraron fuerte resistencia por parte de milicianos palestinos.

La escalada militar israelí se produjo después de que fuentes del Ejercito del Estado Judío informaran de que un cohete Katyuska lanzado desde la Franja impactara sin provocar daños al norte de Ashkelon, en suelo israelí y a más de dieciséis kilómetros de Gaza.

Según esas fuentes, el cohete era de fabricación iraní.

Los proyectiles artesanales lanzados por los activistas palestinos desde Gaza nunca habían alcanzado esa distancia y se habían centrado en poblaciones israelíes mas cercanas a la Gaza, como Sderot, blanco frecuente de los cohetes.

Las fuentes dijeron que en el curso del día también impactaron tres proyectiles en el desierto del Negev, sin causar víctimas.

Nabil Abu Rudeineh, portavoz del presidente palestino, Mahmud Abbas, declaró a la prensa en Ramala (Cisjordania) que las operaciones militares israelíes en Gaza "pueden frenar cualquier avance" en el actual proceso de negociación con el Estado Judío.

La ataques de hoy tienen lugar menos de una semana antes de que el presidente norteamericano, George W.Bush, realice los próximos miércoles y jueves su primera visita a Israel y a los territorios palestinos, en el marco de una gira por Oriente Medio.

El objetivo de la visita es impulsar la negociación que palestinos e israelíes se comprometieron a iniciar en la conferencia que se celebró a fines de noviembre en Annapolis (EEUU) y que supuso la reanudación formal de los esfuerzos de paz entre ambas partes.

Hamás, que desde junio controla Gaza y ha sido apartada de ese proceso, reiteró a lo largo de la jornada sus llamamientos al presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, para que ponga fin a su negociación con Israel.