Jueves, 3 de Enero de 2008

"Los latinos tenemos la llave del cambio en EEUU"

Bernardo Ortiz, líder de la comunidad latina, intenta movilizar a los hispanos para que participen en los caucus y reivindiquen sus derechos

ISABEL PIQUER ·03/01/2008 - 19:58h

Bernardo Ortiz ha montado su cuartel general en La Favorita, un destartalado restaurante mexicano del este de Des Moines. Ha pasado gran parte de estos últimos meses animando a los latinos del barrio a inscribirse en los caucus y reivindicar sus derechos.

Estimaba que, en toda la ciudad, tan sólo unos 600 iban a participar en las primarias, pese a que la inmigración ha sido uno de los grandes temas de la campaña, sobre todo por parte del partido republicano.

"Estoy solo y tengo que luchar contra la apatía de los míos que no entienden que tienen más peso que nunca", dice este sindicalista de 46 años que llegó a Iowa de inmigrante ilegal cuando tenía doce, desde el estado mexicano de Zacatecas.

Los hispanos existen en Iowa aunque no son muchos, unos 115.000 (más otros 70.000 ilegales), apenas el 4% de los habitantes del estado.

Importante minoría

Han llegado, sobre todo del norte de México, a trabajar en la industria cárnica y desentonan con el paisaje monocolor de una población blanca y protestante. Su crecimiento ha sido exponencial, 28% en los últimos siete años. En algunas pequeñas localidades, como Sioux City, representan la cuarta parte de una población.

El nuevo fenómeno ha creado tensiones. "Los republicanos han usado el tema de la inmigración para mostrar lo duros que son", dice Ortiz. "En especial Mike Huckabee. No entiendo como un hombre que ha sido pastor puede afirmar que los inmigrantes vienen a abusar del sistema. Es mentira. Y lo dice un hombre de Dios"

Todos los candidatos conservadores han abogado por medidas extremadamente duras contra los doce millones de ilegales, la gran mayoría latinos, que se estima viven en Estados Unidos. Quieren terminar la valla en la frontera mexicana e impedir la legalización de los sin papeles.

"En la radio oyes unas cosas que te asustan, algunos dicen que hay que esterilizar a los ilegales", se estremece Ortiz, "y lo mejor de todo es que te lo dicen en español. Todos tienen a gente bilingüe entre sus asesores. Nos pisotean pero al mismo tiempo piden nuestro voto".

Ortiz, que trabaja para un sindicato que lucha por ampliar la cobertura médica a los más necesitados, es una referencia en su comunidad. "Llevo 25 años viviendo en Des Moines y la gente me llama cuando tiene apuros". Los candidatos han estado cortejando su apoyo pese a que él se haya declarado neutral.

Bill Richardson, el ex gobernador de Nuevo México, uno de los candidatos demócratas en las primarias, es que el más espera recabar el pequeño apoyo de los latinos. Ortiz asegura que lo que quiere es que " la gente participe; que se despierte, porque tenemos la llave del cambio"

Noticias Relacionadas