Jueves, 3 de Enero de 2008

El alcalde de Sestao lamenta profundamente la muerte de niño que era "muy formal"

EFE ·03/01/2008 - 20:00h

EFE - Dos personas observan el lugar donde ha aparecido el cadáver de un niño de cinco años, al parecer ahogado, sumergido en una charca localizada en terrenos de la antigua empresa Aurrerá, en la calle Rivas de Sestao (Vizcaya).

El alcalde de Sestao, el socialista José Luis Marcos Merino, ha lamentado "profundamente" la muerte de un niño de cinco años de este municipio y ha destacado que el menor era "muy formal" y nunca se alejaba de la calle Rivas, donde residía con sus abuelos.

En declaraciones a EFE, Marcos Merino ha explicado que el niño desapareció hacia las tres y cuarto de la tarde de ayer y que sus abuelos lo denunciaron hacia las ocho de la tarde.

Dos horas después, agentes de la Policía Municipal hallaron el cadáver del niño sumergido en una charca en los terrenos de la antigua empresa de fundición Aurrerá, situada junto al astillero La Naval.

Según el alcalde, el niño había estado jugando en la zona con un amigo de siete años hasta que éste volvió a su casa a las 15:15 horas y él se quedó solo.

Marcos Merino ha destacado que el menor fallecido era "muy formal" y siempre jugaba en la calle Rivas, por lo que ha extrañado que se fuera a jugar a la charca donde falleció.

"Es una desgracia y lo lamentamos profundamente, más en estas fechas en las que los niños son los protagonistas", ha manifestado el regidor de la localidad vizcaína.

Todo apunta a que se ha tratado de un accidente, según indicó la Ertzaintza, que, sin embargo, ha abierto una investigación para esclarecer lo ocurrido y está a la espera de los resultados de la autopsia, que deberá aclarar, en opinión del alcalde, si el niño falleció por ahogamiento o por hipotermia.

La calle Rivas, donde residía el menor, se encuentra ubicada en la zona de Chavarri-Simondrogas, la más degradada, social y urbanísticamente, del populoso e industrial municipio de la Margen Izquierda.