Jueves, 3 de Enero de 2008

Kibaki asegura que las elecciones "fueron libres y justas" y condena los actos violentos

EFE ·03/01/2008 - 10:30h

EFE - El propietario de un pequeño negocio intenta sofocar el fuego que está destruyendo su tienda durante una manifestación de seguidores del Movimiento Democrático Naranja en las calles de Nairobi.

El presidente de Kenia, Mwai Kibaki, rompió su silencio hoy y condenó los actos violentos que se han extendido por el país, instando a aquellos que denuncian los resultados de las elecciones a acudir a la justicia.

Kibaki, que habló en una conferencia de prensa realizada en el palacio presidencial, afirmó que las elecciones "fueron libres y justas".

"Si alguien no está de acuerdo con el recuento de la Comisión Electoral, puede ponerse en manos de la justicia" dijo el reelegido presidente y líder del Partido de Unidad Nacional (PNU).

Y añadió que "el gobierno perseguirá firmemente a los autores de actos violentos" que, según fuentes oficiales, se elevan a 300 muertos.

Respecto a la posibilidad de llevar a cabo una negociación con el Movimiento Democrático Naranja (ODM) de Raila Odinga, el presidente keniano señaló que está dispuesto a "dialogar cuando desaparezca el clima de tensión y el ambiente sea pacífico y constructivo".

La postura del presidente contrasta con la de la oposición, que no reconoce el triunfo de Kibaki y reclama su dimisión como condición previa a unas hipotéticas negociaciones.

Kibaki fue reelegido jefe de estado para un mandato de otros cinco años tras ganar supuestamente las elecciones generales del pasado 27 de diciembre con una diferencia de más de un millón de votos a su favor.

Pero el recuento fue denunciado por la oposición y puesto en tela de juicio por la delegación de observadores de la Unión Europea, que identificaron numerosas irregularidades.