Archivo de Público
Martes, 31 de Agosto de 2010

Si clínica es de un médico, se extirpan más cálculos renales

Reuters ·31/08/2010 - 21:24h

Por Lynne Peeples

Cuando una clínica de cirugía ambulatoria pertenece a un médico aumentaría la cantidad de cálculos renales que se extirpan, sugirió un nuevo estudio.

"Dada la reducción del reembolso de los servicios profesionales y el aumento de los costos de esas prácticas, los ingresos netos de los médicos disminuyeron. Ante esta realidad, comenzaron a buscar fuentes de recursos no tradicionales para obtener ingresos adicionales", dijo a Reuters Health el doctor John M. Hollingsworth, de la escuela de Medicina de University of Michigan, en Ann Arbor.

Una de esas fuentes son los centros de cirugías ambulatorias, que son instalaciones donde se realizan operaciones sin necesidad de hospitalización.

Con datos del estado de la Florida, el equipo de Hollingsworth investigó lo que sucede en un mercado de la salud luego de la apertura de uno de esos centros.

Los autores se concentraron en la extirpación de los cálculos renales, un trastorno doloroso del tracto que afecta al 5 por ciento de la población de Estados Unidos y genera casi 3 millones de consultas anuales.

La mayoría de cálculos se elimina del cuerpo naturalmente, pero algunos se adhieren lo suficiente como para causar síntomas y complicaciones graves que necesitan cirugía. Aun así, el equipo indicó que el umbral de tratamiento es bastante subjetivo.

Fármacos llamados inhibidores alfa inducen el pasaje de los cálculos, pero si no dan resultados hay que romper y extirpar los cálculos con cirugía.

La litotripsia, que es la técnica más utilizada en los centros ambulatorios de Florida, cuesta más de 17.000 dólares.

El equipo identificó más de 2.200 cirugías tradicionales si el centro ambulatorio había abierto entre el 2002 y el 2006. Eso se traduce en un aumento de 11 procedimientos por cada 100.000 personas.

Cuatro años después, se realizaba un 64 por ciento más cirugías de cálculos renales en el mercado local que en aquel sin un centro de cirugías ambulatorias. Además, la cantidad de intervenciones se mantuvo estable en los hospitales cercanos, publicó The Journal of Urology.

Las leyes federales prohíben que los médicos deriven a los pacientes de Medicare y de Medicaid a centros de su propiedad, pero permiten que los especialistas inviertan en centros ambulatorios.

La cantidad de esos centros está creciendo en el país. Según Hollingsworth, ese interés comercial podría crear "un conflicto de intereses".

"Dado que nuestro y otros estudios muestran la existencia de una demanda inducida por los médicos, las autoridades deberían revisar la ley federal sobre la propiedad médica", agregó.

FUENTE: The Journal of Urology, online 20 de julio del 2010.