Jueves, 3 de Enero de 2008

El Dakar sopesa la advertencia de París de no ir a Mauritania

EFE ·03/01/2008 - 17:00h

EFE - El piloto español de Mitsubishi Nani Roma posa junto a su vehículo durante unas vericaciones técnicas ante el Rally Dakar de Lisboa a Dakar que comienza el sábado en Lisboa (Portugal).

Los organizadores del rally Dakar aseguraron hoy que van a estudiar la advertencia del Gobierno francés de no acudir a Mauritania, antes de tomar una decisión sobre el mantenimiento de la prueba que debe empezar el próximo sábado en Lisboa.

En un escueto comunicado, los organizadores afirmaron que "toman nota" de la declaración del portavoz del Gobierno francés, Laurent Wauquiez, quien desaconsejó a los ciudadanos galos ir a Mauritania, incluidos los participantes y organizadores del rally, que tiene previstas ocho etapas en ese país.

Antes de tomar una decisión, la organización quiere conocer de boca de las autoridades francesas y mauritanas, los "nuevos elementos" que han llevado al Ejecutivo francés a hacer esta severa advertencia un día después de que las autoridades mauritanas dieran garantías claras sobre el desarrollo de la prueba.

"Con el fin de poder apreciar la situación, (los organizadores) van a reunirse con las autoridades gubernamentales francesas y mauritanas para informarse de los elementos nuevos que han podido motivar esta comunicación pese a las garantías reiteradas por el Gobierno mauritano", indican los organizadores.

Según Wauquiez, el paso por Mauritania del Dakar estuvo encima de la mesa del Consejo de Ministros, después de que cuatro turistas galos perdieran la vida en ese país en un atentado el pasado día 24 atribuido por algunas fuentes a grupos terroristas.

"Los organizadores del rally fueron informados de la evaluación de riesgos durante una entrevista en el Ministerio de Exteriores (...) El Ministerio desaconseja fuertemente a todos los franceses viajar a Mauritania hasta nuevo aviso: esto es válido para todos los franceses incluida la organización del rally", dijo Wauquiez.

El director del Dakar, Etienne Lavigne, viajó la semana pasada a la capital mauritana para informarse de la situación tras los recientes atentados que ha sufrido el país y recibió garantías suficientes como para no suspender ninguna de las etapas.

El Gobierno mauritano emitió ayer, miércoles, un comunicado en el que mostró su compromiso para garantizar el buen desarrollo del rally, para lo que anunció que tomará "todas las medidas de seguridad" para que la prueba se desarrolle de forma tranquila.

La reacción del portavoz del Gobierno francés sorprendió a los organizadores, empezando por Lavigne, que se encontraba en proceso de verificación de la especial que el próximo sábado abrirá la prueba.

El director del rally había asegurado la víspera que no correría ningún riesgo en la prueba y que no partiría sin el respaldo de las autoridades francesas y mauritanas.

No es la primera vez que la sombra del terrorismo se cierne sobre el más famoso y duro rally raid del mundo, que en el pasado se ha visto obligado a recortar su recorrido por motivos de seguridad.