Jueves, 3 de Enero de 2008

José Luis Moreno dice que no quiere "vivir con miedo"

EFE ·03/01/2008 - 16:54h

EFE - El empresario y productor español José Luis Moreno, víctima de un atraco la semana pasada en su casa de Boadilla del Monte (afueras de Madrid), a su salida del hospital Ruber Internacional.

El productor de teatro y televisión José Luis Moreno, que fue víctima de un atraco el pasado 20 de diciembre en su casa de Boadilla del Monte, ha afirmado hoy que no quiere "vivir con miedo" ni "tener recelo", aunque ha asegurado sentirse aún "muy apalizado".

En una rueda de prensa multitudinaria, celebrada en el mismo salón en el que fue agredido por los tres encapuchados y con una pantalla detrás con fotos de los golpes recibidos, Moreno ha admitido que se siente "muy violado" porque "entran en tu intimidad", pero ha insistido en que las cosas "hay que tomarlas como vienen".

Moreno, que agradeció a los medios "el interés y la sensibilidad mostrada", no tiene secuelas graves, pero sufre "algunos mareíllos de vez en cuando" y un hundimiento (diplosia) en el hueso del pómulo derecho que podría hacer que llegase a ver doble, "algo que se solucionaría con una operación".

En cuanto a las especulaciones sobre si los atracadores podrían haber tenido como objetivo un ajuste de cuentas, Moreno lo ha negado rotundamente y ha afirmado que "no querían hacerme daño, sólo llenarse el bolsillo".

Sin embargo, aseguró que ellos estaban "alteradísimos" y se les "fue de las manos" y que él reaccionó enfrentándose porque en ese momento sí le dio "un ataque de miedo".

"No estuvo Lina Morgan conmigo por esos milagros del cielo, porque estuvimos juntos ese día y casi se viene a cenar", ha añadido.

Moreno ha relatado además que los asaltantes sólo pudieron abrir una caja fuerte pequeña y que se llevaron unos 300.000 euros, de lo que él deduce que tenían información, pero que no eran personas cercanas "porque sabrían como hacerme más daño".

Agradeció también la atención prestada por la Policía, que sigue investigando y "va por el buen camino", y por la delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid, que le llamó dos veces al día durante su hospitalización y activó un dispositivo especial.