Archivo de Público
Viernes, 27 de Agosto de 2010

Contusiones niños demandan seguimiento clínico tras emergencia

Reuters ·27/08/2010 - 18:40h

Por Amy Norton

Cada año, más de 100.000 niños de Estados Unidos llegan a los servicios de emergencia (ER) por un golpe en la cabeza y a la mayoría no se les indicaría realizar un seguimiento clínico de la contusión.

Un estudio, publicado en Journal of Pediatrics, sería el primero en estimar cuántos niños reciben anualmente tratamiento por contusiones en los servicios de ER de Estados Unidos.

Además, revela una deficiencia en la atención: muchos padres volverían a casa sin saber que tienen que realizar un seguimiento clínico con el pediatra.

Eso es importante porque el trabajo de los emergentólogos se reduce a controlar las emergencias, como la hemorragia cerebral u otra lesión que exige atención inmediata, explicó el doctor William P. Meehan III, director de la Clínica de Contusiones Deportivas del Hospital de Niños de Boston, y coautor del estudio.

Sólo con el paso de los días se puede evaluar el curso de la lesión y a los padres se les debe indicar cuándo es seguro que sus hijos vuelvan a practicar deporte o a hacer otras actividades. "Nada de eso se puede hacer en ER", dijo Meehan a Reuters Health.

La contusión es una alteración pasajera del funcionamiento normal del cerebro, en general por un golpe en la cabeza. Produce mareos, confusión, pérdida del equilibrio y alteraciones visuales. Hasta el 90 por ciento de las contusiones no producen desmayo, agregó el experto.

Meehan y la doctora Rebekah Mannix analizaron una base de datos sobre consultas en ER y ambulatorias en 600 hospitales de Estados Unidos.

Entre el 2002 y el 2006, se diagnosticaron contusiones en uno de cada 220 menores de 19 años atendidos en los servicios de ER de Estados Unidos. Eso se traduce en unas 144.000 contusiones pediátricas por año.

El 28 por ciento de esos casos abandonaron ER sin instrucciones específicas de seguimiento pediátrico. Para Meehan, los resultados son "desalentadores".

El mensaje para los padres de los niños que sufren una lesión en la cabeza es: "Vayan a ER, asegúrense de que no hay una emergencia y, luego, consulte al pediatra".

Si el pediatra no tiene experiencia en el manejo de contusiones, Meehan dijo que podría derivarlo a un especialista en medicina del deporte, un neurólogo u otro pediatra especializado.

El tratamiento habitual incluye descanso físico y mental. En la mayoría de los casos, la recuperación demora unas semanas, pero a veces los síntomas como dolor de cabeza e insomnio pueden durar meses.

FUENTE: Journal of Pediatrics, online 16 de agosto del 2010