Archivo de Público
Jueves, 26 de Agosto de 2010

CDC abandona estimación anual de muertes por gripe en EEUU

Reuters ·26/08/2010 - 18:15h

Por Julie Steenhuysen

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) están abandonando la estimación de hace décadas del número de personas que mueren anualmente por gripe estacional, al argumentar que los decesos varían ampliamente de un año a otro.

En lugar de la estimación de 36.000 muertes anuales por influenza en Estados Unidos -una estadística con frecuencia citada para alentar a las personas a vacunarse-, la cifra real de los últimos 30 años varía desde un mínimo de 3.000 a un máximo de casi 49.000 decesos, indicaron el jueves los CDC.

"La gripe es realmente impredecible. No sabemos cuál será el impacto de la influenza al comienzo de una temporada particular", dijo a periodistas el doctor David Shay, funcionario del Centro Nacional de Inmunización y Enfermedades Respiratorias de los CDC, en una teleconferencia.

Esas estimaciones no tienen en cuenta la cepa de influenza pandémica H1N1 del 2009, pero sugieren que algunas cepas de gripe son más letales que otras.

La estimación de 36.000 decesos usada por mucho tiempo se basaba en datos de la década de 1990, cuando los virus H3N2 eran predominantes, señalaron los CDC.

El nuevo análisis de los centros sugiere que los años en los que las cepas H3N2 son más fuertes, las muertes relacionadas con la gripe son 2,7 veces mayores que en años en los que la predominancia corresponde a los virus de influenza B o los H1N1.

Debido a esa variabilidad, es más preciso emplear un rango de muertes, señalaron los CDC, aunque eso probablemente cambiará con el tiempo, cuando aparezcan mejores pruebas de diagnóstico y mejores formas de evaluar las muertes por gripe.

"Dado que tenemos este rango amplio de muertes -de 3.000 a 49.000- es realmente un sinsentido decir lo que sucede en una temporada de influenza promedio", expresó Shay, cuyo análisis fue publicado en el informe semanal de los CDC sobre muerte y enfermedad.

Lo que es constante es que la gripe afecta con más dureza a las personas mayores. Alrededor del 90 por ciento de los fallecimientos por influenza en las 31 temporadas de gripe entre 1976 y el 2007 se produjeron en mayores de 65 años.

Shay manifestó que los mejores métodos de evaluación y control, que cambiaron en la última década, posiblemente volverán imposible con el tiempo la comparación de cifras.

Los CDC dijeron que la mejor forma de prevenir las muertes vinculadas con la gripe es la vacunación anual y recomendaron que prácticamente todas las personas de más de 6 meses de vida reciban una dosis de la inmunización contra la influenza.

Por otra parte, los centros señalaron que los fármacos antivirales como el oseltamivir pueden reducir el riesgo de enfermedad severa y muerte entre los ancianos y otras personas con alto riesgo de complicaciones.