Archivo de Público
Jueves, 26 de Agosto de 2010

Alarma diferencia en supervivencia a lesiones en Norteamérica

Reuters ·26/08/2010 - 13:58h

Por Frederik Joelving

La posibilidad de sobrevivir a un disparo de arma de fuego o a un accidente de tránsito varía ampliamente en América del Norte, lo que muestra la necesidad de mejora en algunos sistemas de salud.

Según datos de seis ciudades de Estados Unidos y tres de Canadá, un equipo estimó que en Norteamérica hay más de 125.000 lesiones traumáticas graves por año.

Las tasas de supervivencia variaron del 40 al 80 por ciento; dos ciudades de Canadá (Vancouver y Toronto) registraron las tasas más altas.

"La lesión traumática es un problema de salud importante. Y podemos mejorar", dijo el doctor Graham Nichol, de la University of Washington, en Seattle, que participó del estudio.

Durante un año, los autores identificaron más de 7.000 lesiones graves; las caídas y los accidentes de tránsito fueron los más comunes.

Según los informes de los rescatistas, hubieron 34 lesiones por cada 100.000 personas y menos de nueve muertes, pero las tasas variaron considerablemente entre las ciudades.

El sitio con más lesiones (95 cada 100.000 personas) fue Seattle-King County, mientras que Alabama registró la tasa más alta de mortalidad (29 de cada 100.000 personas).

El equipo, cuyo estudio fue publicado por Annals of Surgery, no pudo identificar las causas de esas variaciones regionales.

"Esas diferencias son alarmantes", dijo el doctor Roger Hartl, experto en lesiones cerebrales de Weill Cornell Medical College, que no participó del estudio.

"En parte, sería por el tratamiento inadecuado", señaló, y agregó que una estandarización del tratamiento de las lesiones cerebrales en Estados Unidos había reducido más de la mitad la mortalidad por ese tipo de lesiones.

Hartl insistió en que los pacientes no podrían compararse necesariamente entre las ciudades y dijo que no fue sencillo saber si modificar la atención mejoraría los resultados de las lesiones en general.

"Interpretar esos datos es una tarea increíblemente complicada", dijo Hartl a Reuters Health.

FUENTE: Annals of Surgery, julio del 2010