Jueves, 3 de Enero de 2008

Aguirre defiende al rey tres meses después de pedir "un mejor trato" para Jiménez Losantos

La presidenta de la comunidad de Madrid le pidió al rey el pasado 11 de octubre que fuera más comprensivo con el locutor de la COPE, que acusó al monarca de "defender a los que atacan a España"

PÚBLICO.ES ·03/01/2008 - 12:51h

Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid.

O Esperanza Aguirre ya no es amiga de Jiménez Losantos, o puede dejar de serlo después de que la lideresa del PP haya dicho hoy que "los que atacan al rey, atacan a España", durante una visita al hospital Infanta Elena de la localidad madrileña de Valdemoro.

La presidenta de la comunidad de Madrid ha aprovechado esta visita para ensalzar la "extraordinaria inteligencia y actividad" que desarrolla el monarca y destacar "el periodo de mayor prosperidad, bienestar y ejercicio de los derechos humanos y libertades de toda la historia de España".

No obstante, el pasado 11 de octubre, El País revelaba partes de una conversación entre el rey y la conservadora, en un almuerzo el día antes de la Fiesta Nacional. Esperanza Aguirre pidió entonces a la casa Real "un trato más humano" para el locutor de la COPE. En su opinión, el periodista no debe atacar a España cuando lleva dos años pidiendo la abdicación del rey, afirme que el borbón "ayuda a los que se cargan España" o que haya respaldado un golpe de Estado urdido por el PSOE y ERC, en relación con el 11-M.

En aquella conversación, el rey le respondió a Aguirre que era Losantos el que le tenía que dar a él "un trato humano". Añadiendo malhumorado que la proposición de la dama del PP era "intolerable".

Cuando Aguirre insistió en que para arreglar las diferencias era necesario mejorar el tratamiento, el rey zanjó la conversación: "Le he dicho a Rouco Varela que recen menos por mí y la monarquía y se ocupen más de la Conferencia Episcopal que controla la COPE". Al terminar la comida, Aguirre quiso decir la última palabra: "Bueno, vamos a ver que pasa mañana en el desfile".

La intercesión de Aguirre llegó el mismo día que Losantos había reculado en sus críticas al rey. Desde las ondas de la COPE rectificó: "Retiro lo de la abdicación, que el rey cumpla con sus obligaciones...". La frase trataba de rebajar un enfado de la Casa Real que días antes había hecho público el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, en su visita a la Zarzuela. Revilla aseguró que "el rey estaba más molesto" con las críticas "ultras" que con las quemas de fotos independentistas y Jiménez reaccionó.