Jueves, 3 de Enero de 2008

El Gobierno encara el año electoral con nubarrones en la economía

El paro, la inflación y la confianza de los consumidores comienzan 2008, en la recta final de la legislatura, con cifras que invitan poco al optimismo

KEPA GORRIA ·03/01/2008 - 13:21h

El vicepresidente económico, Pedro Solbes. EFE

El segundo día lectivo de 2008 ha sido pródigo en datos económicos, que no habrán sido muy bien recibidos en los despachos ministeriales de Jesús Caldera y Pedro Solbes.

Las cifras para el conjunto de 2007 no invitan al optimismo, al menos en lo que se refiere al paro y la inflación, que vuelven por sus fueros de mediados de los noventa. Por si fuera poco, la confianza de los consumidores, es decir, la percepción de los ciudadanos sobre el futuro de la economía, está bajo mínimos.

Las cifras para el conjunto de 2007 no invitan al optimismo

Los precios, en parte por la influencia del coste de los carburantes, con el crudo alrededor de los 100 dólares, y por el encarecimiento de las materias primas, ha hecho que vuelvan a ser una de las principales preocupaciones de las familias, ahogadas por una cesta de la compra cada vez más cara. Llegar a final de mes se antoja casi imposible, sobre todo si tenemos en cuenta que las hipotecas siguen su curso ascendente, a pesar de que en teoría nos encontramos metidos de lleno en algo parecido al final de la burbuja inmobiliaria. 

Afiliación y crecimiento alivian el panorama 

Y el empleo tampoco está para dar alegrías al Gobierno. A pesar de que el número de afiliados a la Seguridad Social supera los 19 millones de personas, el paro al cierre de 2007 se sitúa en 2.129.547 de desempleados, lo que significa un incremento del 5,27% con respecto a 2006.

Si bien el crecimiento de la economía española sigue yendo a un ritmo mucho mayor que el del resto de la Unión Europea, el Gobierno ya ha revisado la previsión para 2008, anticipando una ralentización que aún pudiera ser mayor en función de las expectativas internacionales.

Noticias Relacionadas