Jueves, 3 de Enero de 2008

El Madrid recibe al Zaragoza y el Barca juega una final en Mallorca

EFE ·03/01/2008 - 13:43h

EFE - El centrocampista del Real Madrid José María Gutiérrez "Guti" (i), celebra con su compañero holandés Arjen Robben, un gol durante el partido de ayer contra el Alicante.

Tras la resaca de las vacaciones navideñas y la jornada de Copa del Rey, vuelve la liga con la decimoctava jornada, en la que el Real Madrid estrena el año en casa frente al Zaragoza, con la opción de distanciarse diez puntos del Barcelona, caso de que el equipo azulgrana pinchara en Mallorca.

El sábado se adelantan los encuentros Mallorca-Barcelona y Espanyol-Villarreal, atractivos encuentros con tres equipos en zona Champions. El Barca, que pasó apuros en la Copa frente al Alcoyano, se la juega en Son Moix, donde no puede perder si no quiere verse con la posibilidad de quedarse a diez puntos del líder. Ronaldinho está fuera de combate por lesión, pero su futuro dispersa el tema deportivo en el seno blaugrana.

El Espanyol de Ernesto Valverde, tercero en la tabla y lanzado en su trayecto, recibe en Montjuic al Villarreal, duelo igualado entre dos equipos separados por un solo punto, en la zona privilegiada.

Ya el domingo, la atención se centrará en el Bernabéu con el Madrid-Zaragoza. Buena ocasión para el líder de aprovechar un eventual tropiezo del Barca en Mallorca, pero no deberá fallar ante un irregular Zaragoza que se encuentra a solo tres puntos de la zona de descenso. El técnico madridista, Bernd Schuster, volverá a contar con el equipo de gala tras el experimento copero ante el Alicante.

El Atlético de Madrid, quinto clasificado, acude a Riazor, campo propicio para puntuar. Los gallegos se encuentran hundidos en la penúltima plaza, recién eliminados de la Copa del Rey y deben afrontar un difícil encuentro frente al cuadro de Javier Aguirre.

El Rácing, uno de los gallitos de la temporada, recibe al Athletic, uno de los equipos de la zona de peligro, en la que once equipos están en el margen de cuatro puntos con el descenso a la vista. Los vascos se verán apoyados por su afición, que se desplazarán al Sardinero en buen numero. Los cántabros se muestran fuertes en casa y tratarán de conservar su plaza en el sector UEFA.

El Valencia de Koeman, en plena tormenta, tiene la teórica fácil visita del colista, el Levante, con siete puntos prácticamente desahuciado. Una gran ocasión para aplacar los ánimos.

En el Sánchez Pizjuán se vivirá el derby Sevilla-Betis, este año un tanto pálido por la mala situación de ambos conjuntos. Los locales a 9 puntos de la Champions y los verdiblancos antepenúltimos. Pero en la capital hispalense se desatará la pasión de su gran clásico con tres puntos en juego muy importantes.

El resto de partidos son de implicados en la zona caliente. El Getafe se las verá en casa frente al Valladolid, equipo peligroso fuera de su feudo, pero los de Laudrup cotizan al alza y en Copa dieron una buena imagen con goleada al Burgos.