Archivo de Público
Lunes, 23 de Agosto de 2010

La terapia hormonal no mejora la capacidad cognitiva: estudio

Reuters ·23/08/2010 - 15:07h

Por Genevra Pittman

Un nuevo estudio indica que la terapia hormonal con estrógeno o testosterona no influiría en las habilidades cognitivas al salir de la menopausia.

Este resultado es el último que se suma al complejo cuadro de la posible relación entre las hormonas y la función mental femenina.

Algunos científicos opinan que la terapia hormonal mejoraría la función cerebral y podría prevenir el Alzheimer en la posmenopausia. Pero hubo investigaciones que demostraron que ese efecto no era suficiente o difería según la edad.

Un estudio reciente sobre mujeres con menopausia quirúrgica (cuando se extirpa el útero y los ovarios) sugirió que el estrógeno mejoraría la memoria, pero que la testosterona, cuando se administran juntos, anularía ese beneficio.

"Dado que muchas mujeres en la transición menopáusica se quejan de problemas cognitivos, existe la idea de que el estrógeno mejoraría la memoria y la función cognitiva", mientras que "la testosterona aumentaría la habilidad espacial, pero alteraría la memoria verbal", dijo a Reuters Health la doctora Angelica Linden Hirschberg, coautora del estudio del Instituto Karolinska de Estocolmo, en Suecia.

El estrógeno va disminuyendo en las mujeres a medida que llegan a la menopausia y los años siguientes, pero los niveles de testosterona no varían demasiado.

Aun así, se usan ambas hormonas para tratar los síntomas en las mujeres posmenopáusicas (el estrógeno para prevenir los sofocos y la osteoporosis, y la testosterona para contrarrestar la pérdida del deseo sexual).

En el 2002, la terapia hormonal fue motivo de comentarios cuando se suspendió el estudio Women's Health Initiative porque las mujeres tratadas con hormonas tenían tasas más altas de enfermedad coronaria, accidente cerebrovascular o cáncer de mama.

En el nuevo estudio, el equipo de Hirschberg dividió a 200 mujeres, de entre 50 y 65 años, en tres grupos: uno tomó estrógeno; el otro, testosterona, y el tercero, placebo (sin hormonas). Las participantes ignoraban qué píldora habían recibido.

A las cuatro semanas del tratamiento diario, se les realizaron tres test cognitivos y de memoria: hacer una lista de todas las palabras que comenzaran con una letra determinada; repetir una lista de 12 palabras elegidas al azar, y observar objetos en una hoja y elegir a cuál se parecerían al rotarlos.

Los tres grupos tuvieron un rendimiento similar en los test, lo que llevó al equipo a concluir que el tratamiento de corto plazo con estrógeno o testosterona no afecta las funciones cognitivas evaluadas.

Aunque aún se desconoce si la terapia hormonal mejoraría la capacidad cognitiva después de la menopausia, Hirschberg dijo que existen medidas que las mujeres pueden tomar para mantener la agudeza mental, como tener una dieta saludable y hacer ejercicio.

FUENTE: Fertility and Sterility, online 29 de julio del 2010