Jueves, 3 de Enero de 2008

Kenia al borde del abismo

EFE ·03/01/2008 - 11:36h

La destrucción y las llamas se han apoderado de algunas zonas de Nairobi debido a las protestas contra la reelección de Mwai Kibaki tras las últimas elecciones. EFE/KIM LUDBROOK


La policía trata de mantener el orden en la capital keniana por todos los medios posibles. EFE/KIM LUDBROOK


Los miembros del Movimiento Democrático Naranja (ODM) de Raila Odinga no reconocen la victoria de Mwai Kibaki en las elecciones del pasado 27 de diciembre. EFE/KIM LUDBROOK


Un seguidor de Raila Odinga retira un cartel del presidente Kibaki en las calles de Nairobi. EFE/KIM LUDBROOK


Muchos jóvenes se han sumado a las protestas del Movimiento Democrático Naranja en la capital keniana. EFE/KIM LUDBROOK


Una mujer blande una bandera keniana delante de un cordón policial en Nairobi. EFE/KIM LUDBROOK


La desesperación y el sufrimiento de los opositores es lo más común desde las elecciones de la semana pasada. EFE/KIM LUDBROOK


La vida ha cambiado en Nairobi, ahora envuelta en disturbios y violencia derivada del supuesto fraude electoral. EFE/KIM LUDBROOK


La violencia postelectoral ha dejado cientos de muertos y las manifestaciones se reprimen con dureza. EFE/KIM LUDBROOK

Dirigentes de la oposición de Kenia aplazaron hasta el próximo martes la concentración prevista para hoy en un parque de esta capital y que fue impedida por la policía antidisturbios. El anuncio fue hecho por los dirigentes del Movimiento Democrático Naranja (ODM) William Ruto y Norman Nyagah muy cerca del lugar donde estaba programada la concentración, el parque Uhuru.

Nyagah fue el dirigente que más cerca llegó del parque, a unos 300 metros, según comprobó Efe, y a los integrantes del último cordón policial les anunció que la manifestación quedaba cancelada, e inmediatamente después los reunidos fueron dispersados con gases lacrimógenos. La manifestación de hoy estaba convocada inicialmente para el lunes pasado, pero la oposición decidió aplazarla en esa primera ocasión porque el Gobierno prohibió las concentraciones y marchas públicas.

En el acto de hoy el líder de la ODM, Raila Odinga, había previsto proclamarse "presidente del pueblo", en contraste con el juramento como jefe de Estado que hizo el pasado domingo el presidente, Mwai Kibaki, que se presentó a la reelección y que fue dado como ganador oficial de los comicios del pasado jueves. Odinga no fue visto en la marcha de militantes y dirigentes de la oposición. Momentos antes de que Nyagah se acercara al último cordón policial, Ruto anunció a los seguidores que le acompañaban que se volverá a intentar repetir la marcha el próximo martes.

Nyagah, miembro de la dirección del partido, la llamada "cúpula", se encargó de anunciar a la policía que la manifestación estaba desconvocada, pero aún así expresó su intención de cruzar el cordón policial porque, según dijo, iba a tomar un té en un lugar próximo. Los agentes se lo impidieron, y momentos después tanto el dirigente político como unos doscientos seguidores recibieron una carga de gases lacrimógenos.

La ODM asegura que Kibaki fue proclamado vencedor en las urnas con un millón de votos fraudulentos y la misión de observadores de la Unión Europea ha puesto en duda la credibilidad del escrutinio que le dio como vencedor.

Las fuerzas policiales, que se desplegaron desde primera hora de hoy en varios sectores de Nairobi, especialmente en los alrededores del parque Uhuru, hicieron uso de gases lacrimógenos y camiones cisterna para dispersar a los grupos de manifestantes. También montaron un cordón que impidió la salida de opositores desde la barriada de chabolas de Kibera, a las afueras de Nairobi y el principal bastión de la oposición keniana.

En los disturbios que se han registrado desde el sábado pasado han muerto cerca de 300 personas, tanto por los choques políticos y tribales como por la represión de las fuerzas policiales y militares.