Jueves, 3 de Enero de 2008

Miedo a la 'cremallera' de Messi

Existe preocupación entre los médicos ante el riesgo de recaídas en la lesión del argentino, como le sucedió en 2006

 

IGNACIO ROMO ·03/01/2008 - 11:26h

Messi, en un partido del F.C. Barcelona. EFE

Los médicos del deporte conocen bien las roturas musculares en cremallera. Las describió el doctor Ramón Balius, y se trata de lesiones que arrancan con una pequeña rotura (incluso con una simple contractura), que curan mal y se van reproduciendo de forma lineal.

La lesión va abriéndose camino en el músculo a través de nuevas roturas de fibras, exactamente igual que sucede cuando se rompe el mecanismo de una cremallera.

Leo Messi se encuentra ahora de baja por una rotura de fibras en la cara posterior del muslo izquierdo. Se produjo la lesión el 16 de diciembre en el partido que disputó frente al Valencia, exactamente en la parte alta del bíceps femoral, uno de los llamados músculos isquiotibiales. No se espera que pueda volver a jugar hasta los últimos días de enero.

Ya ha comenzado a correr

La rehabilitación del muslo izquierdo del argentino es ahora el asunto central en la enfermería del Barça. El delantero ya ha comenzado a correr por el césped pero existe una sensación extendida, algo así como una mezcla de temor y precaución, en el club blaugrana. Messi tiene una musculatura isquiotibial muy potenciada, pero muy corta. Y ya conoció la cremallera en 2006.

Hace ya casi dos años, el futbolista de Rosario vivió un auténtico calvario, pero en el otro muslo, el derecho. El día 5 de febrero de 2006 sufría una elongación (estiramiento) que ya le obligó a guardar reposo. Un mes más tarde (el 7 de marzo, en partido frente al Chelsea) se lesionaba de gravedad de nuevo en la cara posterior del muslo derecho. La rotura de fibras era de cinco centímetros de longitud.

La cremallera comenzó a romperse. El 11 de abril, Messi volvía a lesionarse el mismo músculo en una sesión de trabajo físico llevada a cabo en Barcelona. Días más tarde decide viajar hasta Argentina, en concreto a Rosario, su ciudad.

Allí prosiguió su trabajo de recuperación. Y también allí se produjo el cuarto episodio (en sólo dos meses y medio) delesión en el muslo derecho: el 26 de abril, mientras trabajaba en ejercicios de regate, se volvió a lesionar.

Abandonó la sesión –efectuada en las instalaciones del club Gimnasia y Esgrima de Rosario– golpeando de rabia uno de los conos que debía sortear en el entrenamiento.

Ansiedad

En 2006, Messi confesó que la lesión se le había reproducido en parte porque le generaba ansiedad el hecho de no poder jugar durante tantas semanas. El Mundial de Alemania se iba acercando y el delantero argentino estuvo más de tres meses de baja por sulesión muscular.

En realidad, Messi no es el único futbolista que ha sufrido esta afección. En su día Luis Enrique ya estuvo cuatro meses de baja y no hay queremontarse tanto en el tiempo. El Real Madrid ha visto cómo dos de sus hombres clave la sufrían. Fueron Pepe y VanNistelrooy.